Y Messi se cargó la pizarra de Guardiola

104
Leo Messi decidió demostrar que, si quiere, puede | Getty Images

El F.C. Barcelona tiene casi los dos pies en la final de Berlín tras la exhibición de Leo Messi, autor de dos goles y asistente del tercero. El Bayern supo jugar durante setenta minutos, y en algunos tramos fue mejor que los azulgranas. Pero Guardiola tenía razón: un talento como el de Leo no se puede parar. Sus obras de arte mandan al Barça hacia la final.

07/05/2015 | Sergio Martínez | Fn

Messi creció como nunca en los brazos de Pep Guardiola, y el argentino se lo paga con una exhibición que le deja a los pies de los caballos germanos. El ex entrenador culé llegaba al Camp Nou con las ideas claras y pocos efectivos, y es cierto que sufrió defensivamente en cuanto el Barça subió el listón ofensivo. Pero no es menos verdad que supo dar con la tecla para neutralizar poco a poco el juego azulgrana, llegando incluso a dominar.

Lo único que no podía estar bajo su control es el genio imparable de Messi. No hacía falta que llegaran los goles para decir que hizo un gran partido, pero lo que le encumbra es su capacidad de decidir partidos a su antojo. Aún cuando el conjunto de Luis Enrique falló ocasiones muy claras, motivadas por los riesgos que corrió el Bayern, la estrella estaba intacta. Aún cuando Lewandowski falló la ocasión más fácil, y la única, Leo todavía no había hablado. Hasta que dictó sentencia con la fuerza del martillo de Thor.

Su primer gol es muy suyo, un disparo desde la frontal que aparece con la facilidad de quien sabe que esa es sólo una pequeña muestra de su repertorio. Tenía mucho hueco y tiempo para pensar, pero de eso el culpable es Luis Suárez. El uruguayo se encarga de arrastrar a Boateng e impedirle salir a tapar el hueco, dando tiempo a Messi para que cargue el fusil.

Tres minutos después, Leo hizo una de esas cosas que sólo Leo sabe hacer en un partido tan importante. Grandes jugadores hay muchos, pero los genios son otra cosa. La jugada dura no más de cinco segundos, pero su repercusión se alargará en el tiempo a la vez que la inmensidad de Messi. Al primer parpadeo regateó a Boateng, dos toques con la pierna izquierda que en cualquier otro suponen algo imposible de intentar por miedo al ridículo. Al segundo puso la vaselina sobre Neuer, un gigante germano que atormentó a todos hasta que el diez llegó con el medicamento de la excelencia.Y la afición necesitó 3 o 4 parpadeos y algún que otro pellizco para creer que no era un sueño.

Todavía quedó tiempo para que llegara el tercer tanto, el que casi certifica la presencia del Barça en la final de Berlín. Una contra en la que Neymar tuvo fácil ponerse uno contra uno contra el arquero y superarle por bajo. Del Barcelona de Guardiola al de Luis Enrique hay algunas diferencias, innovaciones con y sin balón y un poco menos de virtuosismo, pero hay algo que se mantiene inalterable: Leo es el mejor y es insuperable.


FICHA TÉCNICA

ÁRBITRO: Nicola Rizzoli

GOLES: 1-0 Messi, min.76; 2-0 Messi, min.79; 3-0 Neymar, min.93

ONCE DEL F.C. BARCELONA: Ter Stegen, Alves, Piqué, Mascherano (Bartra 88′), Jordi Alba, Busquets, Rakitic (Xavi 81′), Iniesta (Rafinha 86′), Messi, Neymar, Suárez

ONCE DEL BAYERN MÚNICH: Neuer, Rafinha, Benatia, Boateng, Bernat, Thiago, Lahm, Xabi Alonso, Schweinsteiger, Lewandowski, Müller (Götze 78′)

Publicidadbanner-Montakit-750

Dejar comentario

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí