Tu salud y la de tu hogar están conectadas, cuidado

643
Tener humedades en casa puede afectar seriamente la salud
Publicidad

Múltiples estudios tanto económicos como médicos ahondan en la situación de los hogares y sus consecuencias en nuestra salud. Algunas como asmas, neumonías y reumas.

Con datos del año 2017, se publicó un estudio sobre la saludabilidad de las viviendas en Europa que aportó algunos titulares alarmantes para la salud. En este Barómetro de Viviendas Saludables 2017 que encargó el Grupo Velux se investigó el efecto de los hogares en el bienestar de sus inquilinos.

Según los datos recabados, uno de cada diez españoles reconoce que el edificio en el que reside tiene problemas, ya sean de aclimatación o de humedades y goteras. Otro dato destacable es que a nivel europeo, las personas que viven en residencias con humedades o sin posibilidad de luz natural presentan más del doble de circunstancias para sufrir problemas de salud.

Además, el informe, que usa datos de Eurostat, también calculó las pérdidas que implica para toda la sociedad europea. 41 mil millones de euros se gastan al año directamente en medicamentos y en asistencia médica, y la misma cifra se repite en los costes producidos por la pérdida de actividad laboral. Números terroríficos para algo tan ignorado como vivir en un lugar adecuado.

Muchas familias piensan que invertir en salud es primordial, pero se quedan cortos y no miran más allá del propio cuerpo. Una persona no puede tener una vida sana si no cuenta con una estancia igual de cuidada. Por tanto, hay que estar muy atento a la salud de nuestro edificio, ya que la ventilación que antes no estaba automatizada ahora se ha descuidado a favor de las ventilaciones artificiales.

Consecuencias de una casa con humedades

Esto provoca que un error pase desapercibido y, entre otros problemas, surgen humedades que provocan infinidad de problemas de salud. Por ello, a la mínima aparición de este moho, debemos atajar el problema, pero no es algo que haya que hacer solo cuando aparece: es primordial que contactemos con empresas especializadas para evitar su aparición.

No son pocos los terribles efectos de unas humedades que muchas personas creen que solo traen problemas estéticos. Además de enrarecer y contaminar el aire en el que pasamos las noches y parte del día, ayudan a proliferar los virus y las bacterias. El resultado: bronquitis, neumonitis y problemas respiratorios como el asma, que surgirá con facilidad en niños de menos de 7 años que residan en estos hogares. Las reacciones alérgicas también son habituales.

Los huesos y la piel sufren las humedades de manera similar, provocando muchas posibles afecciones a todo aquel que esté bajo estas condiciones insalubres. Por ejemplo, la osteoporosis o el reuma, que si bien no afectan demasiado a los niños, sí que suelen ser suplicio para los mayores de la casa. Los bebés se ven más perjudicados a nivel dermatológico, por lo que todas las franjas de edad de la familia necesitan una casa cuidada. Sin duda, debemos airear nuestros hogares para que estos problemas no aparezcan, pero ante todo, debemos consultar a un especialista. La salud, a todos los niveles, sigue siendo lo primero.

Compartir

Dejar comentario

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí