Tite empieza a perfilar su equipo para el Mundial

Neymar, en un partido de Brasil | Foto: Nazionale Calcio

Con mucho tiempo de antelación, el seleccionador de Brasil ha dado a conocer el nombre de hasta 15 jugadores que cuentan con plaza asegurada para estar en el Mundial de Rusia defendiendo los colores de la pentacampeona del mundo.

Quedan unos meses todavía hasta que la Copa del Mundo se ponga en marcha. No será hasta el 14 de junio cuando dé comienzo el torneo, con la disputa del partido inaugural entre la anfitriona, Rusia, y Arabia Saudí. Sin embargo, las selecciones necesitan prepararse con mucho tiempo de antelación para poder cumplir con las expectativas.

Es el caso de Brasil que cargará con una mochila de presión superior al resto por motivos varios. Todo tiene que salir a la perfección y lo sabe Tite, máximo responsable de cuanto rodea al equipo brasileño al día de hoy. El actual técnico de la ‘canarinha’ se ha anticipado a sus homólogos y en una entrevista adelantó una lista de 15 futbolistas que, salvo lesión o bajón físico, formarán parte de la expedición de 23. Los confirmados por el DT son: Thiago Silva, Firmino, Alisson, Marcelo, Miranda, Marquinhos, Alves; Paulinho, Renato Augusto, Casemiro, Neymar, Coutinho y Gabriel Jesús.

Dicho de otra manera, en Brasil ya solo quedan ocho vacantes con muchos candidatos a las mismas porque hay bastantes nombres propios que no forman parte de esta primera lista de Tite. Ederson Moraes (Manchester City), Fernandinho (Manchester City), Willian (Chelsea), Danilo (Manchester City) y Filipe Luis (Atlético Madrid) son solo algunos de los que deben ponerse las pilas en el tramo final de la presente temporada o de lo contrario verán en el Mundial desde el televisor.

Plantel bajo el liderazgo de Neymar

La base del grupo está más que decidida y asentada, un bloque bajo el liderazgo de Neymar. A sus 26 primaveras, el jugador del PSG goza ya de la suficiente experiencia como para asumir el rol de líder tanto dentro del campo como en el vestuario, aunque no vaya a lucir el brazalete de capitán. Neymar es el máximo representante de las nuevas generaciones de Brasil. Campeón olímpico en 2016 y subcampeón en 2012, debe dar un paso al frente en Rusia y tomar más galones de los que portó hace cuatro años en el Mundial de 2014.

Durante sus primeros años en Europa, Neymar vivió en el Barcelona a la sombra de Leo Messi hasta que el pasado verano decidió ejercer el mando al completo de una de las naves más poderosas de Europa, con el fin de estar preparado para el gran sueño de su infancia: ganar un Mundial. Tiene el talento y la imaginación de los mejores, solo le falta convertir todas sus virtudes en juego efectivo para el equipo. Ya es el quinto máximo goleador de su país.

La gran favorita junto a Alemania

Neymar estará al frente de la selección que ostentará el papel de gran favorita al título Jules Rimet junto a Alemania. El peso de la historia tiene siempre su importancia en los pronósticos iniciales y el palmarés dice que Brasil es el país más laureado en la Copa del Mundo. Ganó las ediciones 1958, 1962, 1970 y 1994 y 2002. Le sigue en el histórico Alemania (1954, 1974, 1990 y 2014), con la que comparte el favoritismo en todas las casas de apuestas.

Tradicionalmente, Brasil ha sido cuna de los mejores futbolistas y los brotes verdes vuelven a florecer de nuevo porque, al margen de Neymar, hay otros muchos que gozan del caché de estrellas en la actualidad, como es el caso de Coutinho, Gabriel Jesús, Marquinhos y Ederson y juegan, todos, en los grandes de Europa como titulares.

Sequía desde 2002

Ese resurgimiento como principal cantera para el deporte rey puede acabar con una sequía que se alarga 16 años en el tiempo. Desde que la generación de Ronaldo, Roberto Carlos, Kaká y Ronaldinho se impusiera en la edición de 2002, concretamente en Corea y Japón, a Alemania en la final, Brasil ha sufrido varios varapalos históricos en los últimos años.

Sin duda, el precedente más doloroso ocurrió hace cuatro años cuando recibió un sonrojante 7-1 ante Alemania en las semifinales de la edición en que Brasil era anfitriona. En las dos ediciones anteriores, 2010 y 2006, no pasó de cuartos final. Sin embargo, hay motivos para apostar por Brasil en Rusia. Son los siguientes:

1. Fase de clasificación para enmarcar

Brasil fue la primera selección en obtener plaza al Mundial tras completar una fase de clasificación para enmarcar. Pese a un inicio dubitativo, los brasileños retomaron el vuelvo con la llegada de Tite firmando unos números espectaculares, ya que lograron 41 puntos en 18 partidos al ganar 12 partidos, empatar cinco y perder solo uno. La remontada fue espectacular porque Tite asumió el mando de una selección que figuraba sexta en las Eliminatorias Sudamericanas y estaba virtualmente fuera del Mundial a falta de 12 encuentros para el final de la fase de clasificación en Sudamérica.

2. Vuelta a los orígenes

Desde el primer momento, Tite defenestró por completo el estilo de Duda para volver a los orígenes y adaptarse a los nuevos tiempos. Brasil dominó el deporte rey en el pasado anteponiendo su talento y creatividad, de tres cuartos de campo hacia delante, al aspecto defensivo. Neymar, Coutinho y Gabriel Jesús nacieron para atacar y no parar defender y ahora todos tienen libertad absoluta sobre el campo, recuperando Brasil ese ‘jogo bonito’ que ha añorado durante más de un lustro.

De cubrir los huecos que puedan dejar en defensa ya se encarga Casemiro, como en otros tiempos hicieran Mauro Silva, el propio Dunga o Emerson. A lo largo de las Eliminatorias Sudamericanas, Brasil dominó, con Tite, el tempo de los partidos con la balón en su poder y sacó a relucir su capacidad goleadora porque finalizó con 41 goles a favor y solo 11 en contra.

3. Primera fase cómoda

El sorteo fue benevolente con Brasil. La pentacampeona tendrá la oportunidad de carburar durante la primera fase sin necesidad de esforzarse al máximo porque partirá desde el Grupo E sin rivales a temer. El azar juntó a Brasil con Suiza, Costa Rica y Serbia, por lo que todo apunta a que tendrá vía libre para clasificarse para octavos y además como primera del Grupo E. Y es que, del bombo dos, evitó a las selecciones más temibles entre las que le podían tocar, que eran España, Inglaterra, México y Croacia.

4. Última oportunidad para la vieja guardia

Por edad, el Mundial de Rusia será la última oportunidad para la vieja guardia brasileña de hacer algo a nivel internacional. Hombres como Thiago Silva y Dani Alves cuentan con un extenso palmarés a nivel de clubes y les falta la guinda a su trayectoria deportiva para poder retirarse con la consciencia tranquila. Los dos siguen siendo competitivos por encima de la treintena y serán dos de los referentes de Brasil en la cita mundialista. El central tiene un poderoso juego aéreo de mucha utilidad a balón parado, dada su facilidad para encontrar la red con la cabeza. Por su parte, Alves mantiene su capacidad atlética para ser un puñal por la banda y encontrar siempre un centro medido al corazón del área.

Dejar comentario

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí