Sobre los artículos periodísticos, VIII

¿Con trescientos artículos escritos, en estos últimos dos años, y con noventa publicados en rotativas digitales, en general modestas…? ¿Me pregunto si puedo aportar algo, en la reflexión teórica sobre estos medios, y si puedo aportar algo en los artículos que realizo o puedo construir en el futuro próximo? ¿Al final, yo siempre pienso que de todo lo que indicas, el noventa y nueve por ciento, es tomado de todas las tradiciones culturales, y a lo sumo, tú o yo, yo pongo un uno por ciento…?

1. ¿En doce meses he publicado cien artículos en periódicos digitales, de mayor o menor extensión, de mayor o menor audiencia o de mayor o menos importancia…? ¿Pero he aportado algo en esos artículos para el bien del ser humano, individual y colectivo…?

Entiendo un artículo periodístico, igual que una página escrita o un dibujo o pintura como un instrumento estético, pero también de conocimiento, de búsqueda de la verdad-bondad, de solidaridad y fraternidad humana.

Es decir, algo que sea como un buen café o un buen sillón, te relaje, te descanse, te limpie por dentro y por fuera, te sosiegue, te enseñe algo… y que pueda servir para comprenderte mejor a ti mismo, y si es posible a los otros, o la naturaleza, en algunos aspectos…

¿La pregunta sigue en pie, de los trescientos artículos que he escrito en estos dos últimos años, de los cien que he publicado en este último año he aportado algo en ellos y con ellos? ¿Son como un buen refresco en un día muy caluroso de agosto, o solo son palabras incoherentes y que solo testimonian la vanidad y la soberbia y la petulancia del autor, en este caso yo…? ¿Intento seriamente no hacer perder el tiempo, diez o quince minutos de la vida o existencia de un hipotético lector que no sé como se llama y en qué condiciones estará su vida o su existencia…?

2. Un artículo es un constructor o instrumento cultural, a mi entender, muy complejo, aunque parezca sencillo.

A mi modo de ver, entre otras variables, hay que ir evolucionando y progresando en una escalera, laberinto, espiral de incentivar razones y emociones y sentimientos y conceptos, para llegar desde un punto A, a otro Z, o de un punto A y dar una vuelta y volver al A.

Cada artículo puede tener una estructura de significación y de significante, de contenido y de continente, de materia y forma similar o diferente.

3. Para mi un artículo es como un enorme edificio, una gran arquitectura. Incluso en sus mil o dos mil palabras.

Y al mismo tiempo, mentalmente está unido a los cientos de artículos que se hayan escrito o pueda escribir, o incluso pensados que nunca concretizaré en papel.

Pero en mi caso, aunque no se puede pedir al hipotético lector, los artículos es una parte más de la obra Cuadernos, es decir, forma una habitación dentro de una catedral o monasterio o palacio o rascacielos mental que denomino Cuadernos o Soliloquios…

4. algunos artículos irán bajo un epígrafe, de momento: “Virtudes y desvirtudes”, “Solitarios”, “Sombras”.

En sombras quisiese incluir artículos que serían una combinación de artículo periodístico y de opinión con novela o relato o poesía, pero evidentemente con un tamaño de mil palabras aproximadamente.

Es diríamos narrar una realidad externa al ser humano e interna a todo o a casi todo ser humano, que sirva de combinación y recombinación. Es decir, artículos en el que lo inconsciente colectivo y lo consciente colectivo e individual, de todo o casi todo individuo se mezcle y se relacione.

Posiblemente no los envíe de momento a ningún medio de comunicación.

Pero en estos artículos diríamos vendrán multitud de datos y notas, mezclados y combinados, pero sin orden. Para que emerja del hipotético lector ideas y sugerencias, que estén más allá de la relación directa del escribidor o escritor o autor de dichas palabras. Que el lector pueda ir más allá. Datos que no combinan bien con otros datos, pero que pueden permitir nuevas combinaciones mentales y conceptuales…

5. Aunque estoy publicando algunos de estos artículos en pequeños libros con Cd o solo con Cd o librosCd, y además en periódicos digitales, algunos bastantes modestos. Todos los artículos constituyen como una parte de Cuadernos, y todos los artículos tienen una interrelación entre sí, como una “parte de un edificio”. En este caso un edificio mental.

6. ¿Puedo aportar algo con los artículos que he escrito o con los que pudiera o pudiese escribir o redactar…? ¿En contenido o en forma…?

¿Tienen alguna aceptación?

¿Tendré algún problema de interpretación por los hipotéticos lectores de mis artículos, me meteré en algún lío por los artículos…?

Ya que es diríamos lo poco que tiene una cierta aceptación social, al menos me lo publican otras personas o entidades, que no soy yo, es decir, no son autoediciones realizadas por mí. Sino que son publicados por otras entidades y otras personas debería de alguna manera y forma centrarme más en ellos. Lo mismo se puede expresar una filosofía, o parte de un sistema de pensamiento en aforismos o fragmentos o ensayos o libros que en cientos de artículos…

Por tanto, no debería como Alain, al que por cierto no he leído ningún artículo, no debería intentar en los años que me queden y si puedo continuar publicando artículos, intentar hacer como una especie de “edificio de artículos de opinión” que constituirían en sí, una especie de “filosofía expresada en los medios de comunicación, aunque sean modestos”. Y que a su vez, forma y conforma una dimensión más de la obra Cuadernos, y forma una unidad con ella…

7. Los artículos serían expresar en forma de este subgénero del ensayo, cuestiones de filosofía, pero hacerlos de forma más modesta, para que al menos, todo público interesado por ello, pueda tener acceso y tener entendimiento y tener comprensión de un poco más de filosofía. Pero al mismo tiempo, el especialista en filosofía pueda aprender y aprehender algo.

Un artículo sería un intento de que en diez o quince minutos, en mil o mil quinientas palabras alguien fuese capaz de comprender y entender que sobre un tema puede existir algunos horizontes más, algunas perspectivas más, algunas preguntas o cuestiones más, algunas dimensiones mas, algunos caminos posibles.

En ningún momento, es mi intención, en los artículos, ni en nada lo que yo escribo o plasmo en pintura, hacer propaganda o publicidad o persuasión sobre ideas o contenidos, sino a lo sumo, que sirva de reflexión a cualquier persona…

8. Siempre he querido y he intentado escribir y publicar artículos. En estos cuarenta años lo he intentado muchas veces, en muchos medios. Y solo últimamente, en este último año he conseguido que se materialice, aunque sea en periódicos digitales, algunos bastantes modestos. Pero que yo agradezco que me hayan dado esa posibilidad.

Entiendo los artículos como “microensayos”, y como tales, un subgénero que es mitad, al menos en mi caso, mitad literatura, mitad filosofía, y mitad otros saberes, y con todos esos parámetros psicomentales y conductuales y conceptuales abordo cosas de la realidad presente, sean de un orden o sean de otro, se sea de pequeñas o cosas pequeñas o se sea de grandes edificios o grandes arquitecturas…

Pero ciertamente, intento siempre respetar los derechos humanos, la democracia, la dignidad humana, y todo tipo de ideologías. Ciertamente, si expreso “la casa es verde”, o hago la pregunta “¿es la casa verde?”, puede que a todo el mundo no le guste que escriba que la casa es verde, porque sus intereses o ideologías o su pensamiento piense que es azul o roja o negra o violeta…

9. Lo último que quiero es que nadie se sienta ofendido con mis artículos. Como todo lo que escribo puede y puedo tener muchos errores. Pero ya iré evolucionando. Pero de todas formas son opiniones e ideas que puede que gusten o disgusten a unos o a otros o a ninguno. Pero es diríamos una perspectiva sobre una realidad o un asunto o un tema o una cuestión.

El tiempo me ha enseñado que una frase escrita ahora, quizás muy certera y ponderada, dentro de diez o veinte años, puede ser errónea, porque ha cambiado la situación de la sociedad, de los pueblos, del saber…

10. Me gustaría que mis artículos entretuviesen, sirviesen para aprender, fuesen didácticos, incluso aptos para el aula, intentasen crear puentes entre ideologías y diferentes opiniones, aumentase un poco el saber sobre un tema, abriese nuevas perspectivas, que quizás antes no se han tenido en cuenta, al menos en algunos detalles, sirviese para todo el mundo, para personas altamente cultivadas en cultura o en educación, pero también sirviese para aquella persona que apenas lee, y quizás le abra alguna perspectiva para su pequeño negocio, y también quizás para las elites fuesen una fuente de ideas y sugerencias…

No necesito con mis artículos ni adversarios, ni menos aún enemigos. Si alguien cree que su idea es mejor que la mía, solo le pido que me respete mi idea, y que quizás lleve razón, pero de momento estoy en este momento de mi evolución mental y cultural y conceptual. Quizás mañana esté en su misma perspectiva. Ya he ido evolucionando estos años, sé que si viviese cien años más, evolucionaría más. Pero evidentemente no voy a vivir cien años más…

Publicidadbanner-Montakit-750

Dejar comentario

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí