¿Sería conveniente un Congreso Permanente Mundial de las religiones dentro de la ONU, IX?

Sede de la ONU

¿En occidente minusvaloramos la influencia que aún tienen las religiones en el mundo, y por tanto, no somos conscientes que sus dogmas, sus morales, sus jerarquías son esenciales para encontrar la paz en el mundo, en cada territorio del mundo…?

1. Cuando subideologías o subgrupos de determinadas religiones utilizan sus propias religiones para masacrar a otros seres humanos, esas religiones y sus altas jerarquías y sus teologías deben condenar esos hechos y condenar a esos seres humanos, sean muchos o sean pocos. De ese modo, se zanja y se sana el problema y la herida.

Por tanto, todas las religiones bajo el ojo de la Onu, auspiciado por la Onu o la Unesco deberían tener y formar un Congreso Permanente de intercambio de ideas y estudios y diálogo para evitar que hoy la religión sea el arma arrojadiza de unos individuos o grupos contra otros… Esto pudo ser viable o factible o necesario en el pasado. O mejor dicho no pudo evitarse en el pasado, pero ahora no se puede tolerar…

2. Hay multitud de conflictos actuales en el mundo, sin negar los que haya habido en el pasado, que alguna o algunas partes se apoyan en la religión, o parte de algunas facciones se apoyan en la religión para mantener el conflicto. Por tanto y por consecuencia, la ONU, podría y debería intentar crear una conferencia permanente de las religiones y de sus altas jerarquías, para buscar e incentivar y ayudar entre ellas, que se consiga la paz entre ellas, y de ese modo, muchos conflictos en el mundo se ralenticen, disminuyan, desaparezcan o no se den. Más ahora, que cada vez, más seres humanos de distintas ideologías religiosas o revelaciones religiosas tendrán que convivir en el mismo territorio.

3. Creemos que hoy la paz mundial, la búsqueda de un único Estado, etc., no se conseguirá si las grandes religiones no se ponen de acuerdo entre ellas para vivir y existir en paz. Que sus fieles en cualquier lugar del mundo vivan en paz con las personas de otras religiones y de otras creencias, o que no tengan ninguna.
Creo que esto es esencial si de verdad queremos buscar la paz mundial, y queremos solventar o poner los remedios efectivos a las guerras, al hambre, y multitud de otros fenómenos negativos que existen. Pero hoy además tendríamos el problema que el ser humano se puede extinguir a si mismo como especie. Por lo cual esta cuestión no es pequeña, ni es baladí, ni es un adorno.

4. No habrá paz en el mundo si las grandes ideologías religiosas no se ponen de acuerdo entre ellas. Se ponen de acuerdo en mínimos. Y después de alguna manera, se llegan a acuerdos, con esos mínimos, con el resto de instituciones sociales y políticas y económicas del mundo, es decir, las ideologías religiosas con sus mínimos, llegan a acuerdos con todas las ideologías, o al menos, las grandes ideologías no religiosas del mundo. Y entre ambas pactan a su vez, otro mínimo…

Sin esos mínimos, será muy difícil alcanzar la paz entre todos los Estados, sociedades, religiones, ideologías, culturas en el mundo. De ahí, la enorme necesidad que exista una Comisión Permanente de todas las Religiones bajo el paraguas de la ONU, que dichas religiones o ideologías religiosas, pueden expresar sus puntos en común, y sus ideas al mundo…

5. Si de verdad los poderes civiles, públicos y privados, si de verdad todas las ideologías buscan la paz mundial, si de verdad todos los Estados desean la paz y las sinergias positivas en la sociedad y en el mundo deberían incentivar que las religiones y sus altas jerarquías tengan un lugar de encuentro y de contacto permanente entre ellas. Y que ellas entre sí, con buena voluntad, busquen acuerdos, pactos, mínimos ideológicos, etc.

De ese modo podrán encontrar lugares de paz, lugares de búsqueda de entendimiento. Y si lo encuentran, pero hay que propiciarlo, entonces, el mundo podrá encontrar una senda que lleve a la paz mundial…
En todo conflicto en el mundo pueden existir predominantemente factores económicos, sociales, políticos, étnicos, demográficos y otras mil variables, pero el componente ideológico religioso está siempre detrás o delante o al lado. Si no se encuentra la paz entre las religiones, de verdad y en serio, entre las altas jerarquías religiosas, va a ser muy difícil encontrar la paz en el mundo…

6. Si una religión equis, de la veintena de grandes religiones existentes, en su libro más sagrado, tiene una norma zeta, y esa norma según los creyentes en esa religión es esencial, es revelada, es inspirada o es inamovible. Y esa norma va en contra diríamos de los Derechos Humanos de 1948 o la racionalidad ortodoxa científica-filosófica de hoy, del saber ortodoxo de hoy, ¿qué tenemos que hacer, para que esos creyentes de esa religión equis y que creen en esa norma zeta, transformen o cambien esa norma, la interpreten de otro modo, incluso de forma diferente a como lo han estado haciendo durante siglos o décadas o milenios…?

¿Este es el grave problema de las religiones hoy, en relación con otras religiones, con otras personas que crean o no crean en otras religiones, en relación al saber ortodoxo científico de hoy…? ¿Y es esto, lo que nos puede acarrear enormes problemas en todos los sentidos y formas y maneras…?

7. ¿Si las religiones, unas u otras, cada una tiene alguna norma moral o espiritual o religiosa, que en el sentir común de la sociedad de hoy, puede pensar que no es científica o no es ortodoxa, pero que no solo es una creencia, sino una práctica, puede tener consecuencias enormemente complejas y complicadas para la sociedad y la humanidad…?

¿Porque si cien personas creen que las vacas vuelan y que hay que beber los orines de las vacas, puede tener importancia, puede ser insalubre, puede no tener sentido…? ¿Pero al final son cien personas, pero si son cien millones…?

¿Ya tendría consecuencias, para la interrelación de esa cantidad de seres humanos, en la sociedad que vivan, que habrá personas de otras creencias, para ellos mismos, para los Estados, etc.?

8. Se cree que hay un uno por ciento de la población, que estarían dentro del grupo que se denomina sociópatas o psicópatas, en mayor o menor grado. Algunos cometen graven delitos, otros estarían insertos en mayor o menor grado en la sociedad.

Estas personas, sean un trastorno psicológico-psiquiátrico o sea conductual o sea de la denominación que quieran, dónde caen o caigan producen enormes sufrimientos, si no a todos, a bastantes, sea en una familia, sea en una empresa, sea en la sociedad, según el cargo que ocupen.

Si a esas personas, que están en todas las sociedades, tienen en su entorno-ambiente-sociedad-cultura-ideología una serie normas que van en contra claramente de una norma moral racional y razonable, que es dañina, aunque esa comunidad crea es positiva. Entonces nos encontraríamos con una norma moral que no es moral, que es negativa para la sociedad, y para los individuos que la sustentan, pero además, sería aceptada y aceptable por esa sociedad-comunidad-ideología, lo cual, crearía un cóctel enormemente complejo y explosivo, crearía una situación enormemente difícil, y por tanto, de enorme sufrimiento potencial y real.

De ahí la necesidad de una Comisión Permanente de todas las religiones, de un Congreso Mundial de todas las religiones de forma permanente, bajo los auspicios de la ONU, Unesco. Porque si las religiones entre ellas, si las religiones con la sociedad civil, si las religiones con las ciencias no encuentran la paz, o al menos la tolerancia, las religiones se pueden convertir, en un problema para la sociedad, para la humanidad… Un problema grave. Porque habrá personas, grupos, subgrupos dentro de esas ideologías religiosas que pueden mantener puntos de vista, y sobretodo prácticas, que pueden ser muy dañinas para la comunidad y la sociedad. Incluso poner al mundo bajo los pies o de rodillas. Creo que la historia lo muestra y demuestra este aserto o enunciado hasta la saciedad.

La inmensa mayoría de personas que creen en esas creencias, son personas de enorme bondad, de buena voluntad, y solo una microminoría aplicarán esas normas dañinas. Pero la gran comunidad o sociedad de creyentes, no se atreverán a decir que no, que no a esa norma, porque es una norma revelada o inspirada o con una tradición de siglos… Y este es el gran y grave problema.

9. Hoy, sin el consenso y el consentimiento de todas las ideologías religiosas, de sus altas jerarquías, de sus altos teólogos, y de sus altas interpretaciones teológicas y religiosas y espirituales. Sin éstas no se puede alcanzar la paz mundial, ni la paz en ningún territorio. Hoy es necesaria la paz mundial, la paz en todas y cada una de las regiones del mundo, y para eso, entre otras razones-motivos-causas se necesitan la aportación de las religiones. Los organismos seculares nacionales e internacionales, las ideologías no religiosas existentes en el mundo, los grupos y colectivos de todo orden que existen en el mundo si no son conscientes de esto, nunca se alcanzarán la paz en el mundo, ni en ningún territorio. O será una paz muy precaria como hasta ahora…

10. La inmensa mayoría de la población aún cree, en mayor o menor grado en ideologías religiosas. Por tanto, ningunear esta realidad, es no darse cuenta, de todas las influencias que las religiones tienen aún en el mundo. Miles de millones que en mayor o menor grado creen y practican normas religiosas. Y esas normas religiosas, la inmensa mayoría son buenas y positivas, y altamente morales, pero algunas, pueden ser que no lo sean tanto…

Por lo cual, a mi modo de ver, tiene que existir, una especie de diálogo y de encuentro a tres niveles o conjuntos de realidades o entidades teórico-prácticas: por un lado todas las religiones e ideologías religiosas, por otro lado, los grandes representantes de los poderes sociopolíticos del mundo, y por otro lado, los grandes teóricos y sabios de la cultura-ciencia ortodoxa del mundo… Para que entre estas tres entidades formen y conformen, “puentes de interrelación y de entendimiento”, se limen diferencias y se busquen pactos y acuerdos y consensos… porque no sé si olvidamos lo que nos jugamos, nos jugamos que la especie humana sobreviva.

O la especie humana caiga en un enorme conflicto político militar o económico financiero militar o de cualquier otro tipo, que teniendo en cuenta la tecnología que el ser humano dispone, podría producir, sufrimientos como jamás hemos visto en la humanidad, a cientos o miles de millones de seres humanos, incluido el peligro de extinción de la especie humana. Y esto no son solo palabras para asustar a los niños. Esto es una realidad, no debemos olvidar la guerra fría sufrida por la humanidad durante décadas…

Jesus-Millan-cabecera

Publicidadbanner-Montakit-750

Dejar comentario

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí