“Realidad virtual”

Se puede definir como una tecnología informática que permite que el sujeto que lo percibe con ayuda de algunos artilugios visuales que crea y sienta un entorno no real pero que aparenta que tiene escenas reales o que es real.

1. La realidad virtual que se está desarrollando en películas, en juegos virtuales y en algunos otros parámetros de la realidad, lleva en sí, un enorme reto, y quizás, como tanto que la historia tecnológica y científica ha mostrado y demostrado, puede empezar, pareciendo que no tiene demasiada importancia, pero que puede después acabar confluyendo en nuevas realidades cognoscitivas, perceptivas, conceptuales, e incluso comportamentales. Por lo cual, analizaremos algunos puntos, de las docenas posibles que nos plantean muchos interrogantes positivos y menos positivos:

– Cuando un conjunto de tecnologías, informáticas y perceptivas, por lo general, con unas gafas o casco especiales consiguen que el individuo se incruste en realidades perceptivas-sensoriales, incluso cognoscitivas-conceptuales diferentes, por tanto, pueden tener una capacidad potencial de cambios de comportamiento esencial.

Ya sabemos que toda tecnología, ya parece ser lo indicó Aristóteles, puede utilizarse para múltiples fines, un cuchillo, puede ser una espada o lanza, o puede ser un cuchillo para comer, o una azada. Por lo cual esa ambivalencia de uso o bivalencia está contenida en casi todo conocer-saber o técnica-tecnología humana.

Por lo cual, no negamos todas las posibilidades positivas, que esta tecnología tendrá, a nivel educativo, a nivel sanitario, en los aspectos económicos y empresariales en multitud de campos y áreas, incluso lúdicas si se utilizan de forma correcta, pero tampoco podemos negar, toda la capacidad adictiva que puede tener y puede desarrollarse. Y sobretodo todos los cambios potenciales del cambio de la concepción-percepción del ambiente y en el ambiente espacio-tiempo.

– Como toda tecnología derivada de la informática, no es un conocimiento ya terminado sino que está haciéndose, y no sabemos cual será el final, si es que lo tiene, porque ya no son solo el cascos virtuales o gafas virtuales, sino se van añadiendo otros instrumentos, para que la “realidad virtual que se percibe sea más completa”, como trajes de realidad virtuales, guantes, etc.

Lo que nos puede llevar, parafraseando recordando los mundos de Popper, a un nuevo Mundo, es decir, M1, M2, M3, M4. Es decir, un “mundo virtual” en el cual podríamos pasar cada vez más tiempo. No debemos obviar y olvidar, que toda tecnología que nace se va desarrollando y va ampliando sus posibilidades, sea el tren, sea la fotografía, sea el cine… Se va ampliando en distintos niveles: niveles tecnológicos, niveles perceptivos, niveles empresariales, etc.

– Levy ha indicado diferentes niveles de virtualidad, diríamos distintos grados y tipos de percepción-sensación de la virtualidad o de la realidad virtual.

Hagámonos, sin ya más tapujos, sin más engaños-retóricas las preguntas pertinentes: ¿Puede acabar siendo la realidad virtual, un elemento esencial en la vida de los seres humanos, igual que es la realidad normal, o el conjunto de percepciones de la realidad normal-natural…? ¿Puede en un futuro, no demasiado a largo plazo, la realidad virtual, utilizarse en multitud de campos, por lo cual, al final, los individuos y los colectivos y las sociedades, se muevan, de forma rutinaria con esa realidad…?

¿O dicho de otro modo, hace un siglo, una persona normal, viviese en el campo o en la ciudad, percibía los ruidos y sonidos de su ambiente, hoy, un tanto por ciento de la población, va constantemente unido, a los ruidos y sonidos y conversaciones y percepciones auditivas de su medio o ambiente, pero también puede ir siempre unido a sonidos a través de la tecnología sonora actual, móviles y otros artilugios? ¿O dicho de otro modo, no dejan un segundo o minuto a su cerebro tranquilo, en una relación normal o clásica o antigua, siempre se está consumiendo nuevos contenidos musicales o sonoros, nuevas percepciones sonoras o incluso visuales, siempre van escribiendo por la calle o hablando por la calle…?

¿La cuestión es podría suceder esto mismo o de forma similar en los campos de la realidad virtual…? ¿Pensemos en el concepto de “superorganismo”, aplicado a los seres humanos? ¿Al control a través de las redes informáticas por parte de organismos o entidades sociopolíticas, ya que todo lo que se emita como realidad o tecnología deja huellas, y esas huellas pueden ser detectadas…?

– Al cambiar la relación espacio-tiempo, el lugar-tiempo puede tener consecuencias enormes, a y en todos los sentidos. Desde programas virtuales que sean y sirvan de forma correcta para el ser humano, a el otro extremo realidades, que creen adicción o sean utilizadas de forma negativa y perniciosa, incluso patológica. Porque los campos y los horizontes con esta tecnología son inimaginables. O dicho de otro modo, esta tecnología tiene tal potencialidad, que no sabemos de antemano el límite. Incluso puedan ser afectadas concepciones clásicas como ideas tan queridas como el sentido de la justicia, de la libertad, de la intimidad, etc.

– Se habla incluso de la posibilidad de la creación de más de un yo, es decir, tener o disponer del yo real de la vida real y cotidiana y rutinaria, y disponer de distintos “yoes” en la realidad-vida virtual. Es decir, aquello de los heterónimos, que se ha desarrollado a lo largo de la historia de la literatura o de las artes, en algunos autores, desarrollarlo de forma masiva, evidentemente, de momento para quién lo desee, en la vida virtual. Es decir, poder vivir y existir distintas vidas o perspectivas de vida o de alguna manera, biografías diferentes virtuales…

De tal modo, que el peligro, algunos dirían oportunidad, se rompería de muchos modos la frontera entre realidad en sí o realidad natural y realidad virtual o tecnoinformática. O comunicación-lengua real-natural o comunicación virtual-informática.

– Se habla o distingue en la realidad virtual inmersiva, que se utilizan gafas, guantes, etc., como hemos indicado anteriormente, o la realidad virtual no inmersiva, que sería de momento internet, en el cual, la inmersión no es completa, sino solo parcial.

En el primer caso, la navegación-inmersión del sujeto, es no solo cognoscitiva o perceptiva, sino que el sujeto siente y percibe nuevos espacios y tiempos y sensaciones, e incluso nuevas ideas, que ocasiona las nuevas percepciones. En el segundo caso, diríamos el internet clásico, es una navegación, en general de contenidos, es una extensión diferente, lo cual, el sujeto sabe o debería saber que está simplemente ante una pantalla, intentando conocer o percibir nuevos elementos conceptuales-visuales. Pero diríamos que en el segundo caso, hay una separación clara, y en el primero, no…

– La tecnología informática o realidad virtual inmersiva es por el momento bastante cara. Pero la historia ha demostrado hasta la saciedad, que los costes económicos, en casi todas las tecnologías se van reduciendo… Y la historia ha demostrado hasta la saciedad que toda tecnología después puede aplicarse a multitud de campos y fines, y por distintas entidades o intereses y fines y metas.

2. Para terminar concluiremos este modesto artículo, no con un enunciado sino con una pregunta: ¿Podría suceder si se aúnan varias tecnologías, informáticas, de realidad virtual, de comunicación, de utilización de distintos tipos de percepciones llegar a un mundo, que si no se parece mucho a los mundos de las películas de ciencia ficción, a no muy diferentes o no muy distintos de esas distopías o utopías? ¿Siendo esos usos, positivos a los ojos de hoy, positivos desde muchos puntos de vista, pero siendo también negativos, o pudiendo serlo, desde muchos puntos de vista, y convirtiéndose, no solo ya en una adicción perniciosa en algunos casos, sino en otras posibilidades, aún más negativas…?

¿O con planteamientos de Popper, el ser humano, podría de forma rutinaria, evolucionar y estar en distintos mundos, el mundo de las ideas y de la cultura, el mundo mental o psicológico, el mundo real o de la percepción natural real, pero además el mundo virtual, siendo ya un mundo virtual en sentido estricto y tan combinado con los anteriores, que ya el ser humano no distinga la diferencia…?

¿Cuántos seres humanos hoy, son capaces de pasarse días enteros, como hace dos siglos, cuándo casi toda la población, oyendo y estando consigo mismo, en un ambiente natural y rural, con los sonidos y percepciones naturales, y de alguna forma con la soledad de su propia mente…? ¿Acaso sin darnos cuenta, no está ya gran parte de la población, ya viviendo en dos realidades-mundos, una este mundo natural-real, por decirlo de algún modo, sino también otro mundo diferente de comunicación con tecnologías de móviles-informáticas, etc.?

Cómo siempre más interrogantes que respuestas, pero como siempre la tecnología nos irá indicando sus caminos y nosotros los seres humanos tendremos que adaptarnos a ellas, con mejor o peor grado, en mayor o menor cantidad y tiempo y recursos económicos. Y como siempre utilizando tecnologías que apenas entendemos todas las consecuencias, ni totalmente sus fines. Porque no olvidemos, en multitud de campos, no utilizamos nosotros las tecnologías donde queremos, sino dónde nos llevan éstas… No olvidemos nunca el supuesto cuchillo de Aristóteles. ¿…?

Jesús Millán Muñoz | @jmmcaminero

banner-Montakit-750

Noticias Relacionadas

Iniciar comentario