Quo Vadis, Pedro

Creo no equivocarme si afirmo que Rodriguez Zapatero ha sido el peor presidente que hemos tenido desde que se iniciara el periodo democrático con Adolfo Suárez. Y a pesar de ello, caía bien. Las peores críticas, generalmente a posteriori, le han venido con más sarcasmo que ensañamiento.

Se le perdonaron muchos errores porque los cometía con el absoluto convencimiento de que eran aciertos. Es decir, con toda su buena voluntad. Y, ¿cómo juzgar con severidad a una persona que hace aquello de lo que está convencido? No eran suyos los errores. Fue nuestro el error al elegirlo.

No es el caso de Pedro Sánchez. Fue exageradamente hostil en la campaña electoral, hasta alcanzar el insulto en el debate televisivo. Apareció vendiendo “el mejor resultado de la historia” en la noche electoral, posiblemente lo esperaba peor. Desapareció en el turno de negociación de Mariano Rajoy, apareciendo sólo para decirle qué parte de la palabra NO era la que no entendía. Hasta Pablo Iglesias dedicó más tiempo a decirle no al presidente en funciones en la ronda de consultas que él.

Al declinar Rajoy la designación real, tras unos días de duda, apareció como el desbloqueador de la situación que él mismo bloqueaba. Tras la designación como candidato a la investidura, ya no era el desbloqueador, sino el mismísimo presidente. Convirtió su aceptación a la designación como candidato a la investidura, en un verdadero discurso para la misma. Vamos que nos hablaba como alguien que ya se sentía presidente.

Tengo que confesar que me preocupé. Cuando alguien sugiere al rey que puede ser candidato a la investidura, es que tiene posibilidades tangibles de conseguirlo y vista la posición del partido popular y ciudadanos, la posibilidad no podía ser otra que el resto de partidos a su izquierda. Alguno de ellos ya le había ofrecido la solución con reparto de carteras ministeriales incluido. No es esa la mejor composición para el futuro gobierno en mi opinión. Dar más fuerza a los partidos que quieren forzar la ruptura, y alas a los que quieren convertir el presupuesto en oportunidades populistas, me asustaba bastante.

Tras su primer contacto con Pablo Iglesias, parece que tampoco es así. Parece que va a cosechar en poco tiempo dos resultados históricos, el de su candidatura y el de su investidura.

No sabe el bien que le haría este fracaso. Ponerse en manos del populismo y el independentismo en aras a una investidura, sería comenzar a cavar una tumba para él y su partido de una profundidad difícil de calcular. Debería tomar nota de donde ha terminado Artur Mas echándose en manos del independentismo buscando votos y olvidando lo que realmente representaba Convergencia Democrática.

Sr. Sánchez: Es legítimo aspirar a promocionarnos personalmente, pero sin olvidar quienes somos, de dónde venimos y a quien representamos. Olvidar esos principios por un éxito a corto plazo es vender el alma a un diablo que, aunque venga disfrazado de sonrisa del destino, nos quiere utilizar para conseguir sus propósitos. Y estos no son otros que acabar con su partido.

banner-Montakit-750

Noticias Relacionadas

Iniciar comentario

Comments

  • El Abuelo. 4 abril 2016 at 08:39

    Sr, Nieto : Leido su comentario estoy de acuerdo en muchas cosas. Veo despues del tiempo que el Sr, Suarez, fue el mejor Presidente de Gobierno y mire que le combatí como Ciudadano y como representante de Colectivos, todos los Presidentes han dejado algunas cosas buenas, unos más y otros menos, no tenemos espacío para enumerarlos, Zapatero y Rajoy los peores pero este ultimo más positivo.