Qué hacer si quieres un aumento de sueldo

625
Claves para pedir un aumento de sueldo
Publicidad

En algún punto de tu carrera, muy probablemente empieces a sentir que deberías estar ganando más dinero.

Si bien algunas personas prefieren optar por cambiar de empleo cuando este pensamiento pasa por sus mentes, para otros que se sienten cómodos y felices donde están, puede ser el momento de considerar la solicitud de un incremento de salario.

Quizás te enteraste por fuentes confiables que tus colegas son mejor pagados que tú, o quizás crees que has sido suficientemente leal y confiable como para recibir una recompensa monetaria. Cual sea la razón que tengas, es importante no pedir el aumento con la cabeza caliente.

De acuerdo a Clare Moore, un gerente de marketing de contenido en la compañía MHR, solo porque creas que mereces más dinero, no necesariamente significa que tu jefe piense lo mismo.

Clare presentó los pasos que deberías tomar si quieres tener altas probabilidades de éxito al pedir un aumento de sueldo. Si bien tu trabajo es convencer a tu jefe, ella dice que “un acercamiento preparado y bien considerado es clave”.

1. Pregúntate a ti mismo por qué lo mereces

Clare dice que es importante ser realista con nuestras expectativas. Es poco posible que de la nada te ofrezcan un aumento de salario, así que antes de acercarte a realizar la solicitud deberías dedicar un momento a pensar y preguntarte a ti mismo algunas cosas:

– ¿Cuándo fue tu último aumento?
– ¿Cuánto tiempo has estado trabajando en la empresa?
– ¿Por qué mereces un aumento? ¿Tu rendimiento lo justifica? ¿Haces mejor las cosas que tus colegas, o cumples consistentemente con los objetivos?

Después de responder estas preguntas deberías investigar un poco el mercado y chequear cuánto están ofreciendo empresas del mismo sector a un puesto similar, tanto local como nacional.

“También puedes hablar con el departamento de recursos humanos para que te digan cómo se calculan los aumentos de sueldo en la empresa”, dice Clare. Toma en cuenta estas recomendaciones y se realista con tus expectativas.

2. Véndete a tu jefe en persona

Escoge tu momento. Pídele a tu jefe tener un pequeña charla cuando no esté ocupado con otras cosas. Cuando están ocupados, es poco probable que quieran escucharte o si lo hacen, es muy posible que no tengas los resultados deseados. Clare dice que también es buena idea llamar su atención de antemano, que puede ser vía correo, así pueden estar preparados.

Cuando estés frente a tu jefe, es momento de venderte con ejemplos claros y evidencias que justifiquen tu petición de aumento de salario.

“Como una entrevista de trabajo, tienes que venderte”, dice Clare. “En particular, resalta las áreas donde has tomado iniciativas, mejorado negocios, o donde has superado las expectativas. Tu jefe puede que no sepa que una mejora reciente en el rendimiento del equipo se debió a una iniciativa tuya”.

También es buena idea hablar del futuro de la compañía y dónde te ves tu dentro de ella, dice Clare.

3. Consolida

Si afortunadamente tu jefe concuerda contigo y está de acuerdo en subirte el sueldo, lo has logrado. Sin embargo, si lo rechaza, trata de no tomarlo de forma personal. Puede haber muchas razones de una respuesta negativa, incluyendo el hecho de que es posible que no haya presupuesto para ello.

Entonces deberías preguntarle a tu jefe qué necesitas hacer para superar la actual banda de sueldo, y si hay alguna capacitación adicional que puedas hacer para lograrlo. Esta es una mejor estrategia que sentirse ofendido.

Una vez que has abierto la discusión, tu jefe sabrá qué tienes en mente y significa que puedes hablar de eso otra vez cuando la compañía este en un posición diferente, o hayas tomado responsabilidades extras.

“La clave para pedir un aumento de sueldo es, en primer lugar, armarse de valor para hacerlo”. “Sí, puede darte nerviosismo o ser intimidante, pero si te sientes totalmente seguro de que puedes ser mejor pagado, entonces lo peor que puedes hacer es quedarte en silencio ya que empezarás a sentir resentimiento y podría tener un impacto negativo en las relaciones laborales”.

A donde sea que se dirija la conversación, probablemente te sientas mejor con solo dar apertura al tema.

Edith Gómez
Editora – gananci.com

Publicidadbanner-Montakit-750
Compartir