Pablo Iglesias acaba rechazado por el Congreso

El líder de Podemos no descarta otra moción de censura antes de que finalice el año.

41
Pablo Iglesias pasa por delante de Mariano Rajoy en un momento del debate en la moción de censura
Publicidadbanner-Montakit-750

La moción de censura planteada por Podemos para echar a Mariano Rajoy del gobierno, presentándose, al mismo tiempo, Pablo Iglesias como alternativa, no salió adelante.

170 votos en contra, 82 a favor de la censura y 97 abstenciones, fue el resultado de la votación de los diputados tras día y medio de discursos, de réplicas y contrarréplicas

Rechazaron la moción el PP, Ciudadanos, UPN, Foro Asturias y Coalición Canaria. Se han abstenido el PSOE, PDECat, PNV y Nueva Canarias. Sólo han votado a favor, Unidos Podemos, ERC y Bildu.

Tercera moción de censura de la democracia

Esta ha sido la tercera vez que se propone una moción de censura en el Congreso de los Diputados, desde que se instauró el actual periodo democrático, y como en las dos ocasiones anteriores tampoco ha salido adelante.

Tanto el grupo ponente de Podemos como el Gobierno han salido satisfechos, algo habitual en la política española. En el PP dicen haber salido “reforzados” y con una nueva legitimitad al Gobierno, a pesar de los reproches de todos los grupos políticos por los casos de corrupción que han dado origen a esta moción de censura.

Para los socialistas ha sido una oportunidad de abrir una nueva relación con Podemos que pueda llevar a una mayor colaboración futura entre la dos formaciones políticas.

Podemos, asegura que se ha visto que existe una alternativa a Rajoy porque no tiene una mayoría de 176 votos para superar una moción de confianza. Iglesias sólo ha contado con el respaldo de Bildu y de ERC.

El debate se ha prolongado a lo largo de dos días. Se inició con la intervención de Irene Montero, que relató las razones de su grupo para presentar la censura. Entre ellos, principalmente, la corrupción que ha afectado al PP. En ese momento Mariano Rajoy tomó por primera vez la palabra. Lo hizo por sorpresa, antes de que lo hiciera Iglesias. El Gobierno goza de la prerrogativa y puede participar en cualquier momento. Esto le permitió tomar la iniciativa para, primero, poner en duda la presentación de la moción porque, dijo, carece del apoyo suficiente y, después, defender que Podemos carece de un proyecto para España.

La ausencia de propuestas ha sido la crítica que le han realizado a Pablo Iglesias casi todos los grupos en estos dos días. No sólo Rajoy, también Ciudadanos o formaciones nacionalistas como el PDECat y el PNV le han hecho el mismo reproche.

Desde el Psoe hasta los partidos nacionalistas, pasando por Ciudadanos y los canarios le han recordado a Iglesias que hace un año tuvo en su mano la posibilidad de haber apoyado un gobierno liderado por Pedro Sánchez y no lo hizo.

Pese al fracaso, Iglesias ha defendido que la presentación de la moción de censura era necesaria y ha puesto de manifiesto que los votos a favor y las abstenciones demuestran que existe una “alternativa” al PP. Ha dejado la puerta abierta a la posibilidad de volver a registrar una nueva moción de censura antes de que acabe el año.

Estamos en “la buena dirección”, ha dicho Iglesias, porque los populares “sólo han podido reunir 170 diputados”.

Nueva gasolinera en Fuenlabrada