Niños de los colegios de Parla sueltan semillas en bolas de arcilla para reforestar

El proyecto se llama Nendo Dango y se distribuirán 125 kilos de semillas de pradera mediterránea. Las bolas de arcilla serán lanzadas en los entornos del Humanejos y la Cantueña a lo largo del otoño.

563
Preparación a cargo de los niños de las bolitas de semillas.
Publicidad

Los niños y niñas de cinco años que cursan 3º de Educación Infantil en el Colegio Público José Hierro han sido los primeros este curso en participar en un proyecto medioambiental del Ayuntamiento de Parla que servirá para seguir reforestando los entornos naturales del Arroyo Humanejos y el Cerro de la Cantueña.

Se trata de fabricar bolas de arcilla con semillas en su interior, para lo que han contado con unos “profes” muy especiales, los usuarios de jardinería del Centro Ocupacional Villa de Parla.

El proyecto se llama Nendo Dango y desde la Concejalía de Sostenibilidad y Medio Ambiente “lo probamos la pasada primavera de forma experimental, en el último trimestre del curso pasado, con alumnos de Educación Infantil de los colegios públicos Ciudad de Parla y José Hierro y estudiantes de ESO del colegio Torrente Ballester”, ha explicado la concejala del área, María Jesús Fúnez.

Así, este curso 2017-2018 el programa ya está incluido en la Guía educativa de recursos municipales al alcance de todos los centros educativos del municipio que quieran realizar la actividad. Para ello, la Concejalía cuenta con 125 kilos de semillas de pradera mediterránea que servirán para la fabricación de bolas de arcilla en 50 sesiones con escolares de Parla de los colegios públicos Antonio Machado y Gerardo Diego y el colegio concertado Torrente Ballester.

Los primeros este curso han sido los alumnos y alumnas de una de las aulas de 3º de Educación Infantil del Colegio Público José Hierro. Han pasado una mañana en el Centro Ocupacional Villa de Parla, ya que son los usuarios de éste, discapacitados psíquicos alumnos de jardinería, los encargados de enseñar a los pequeños a fabricar las bolas de semillas.

Nendo Dango, literalmente “bola de arcilla” en japonés, es una técnica de la llamada “agricultura natural”, ideada hace 70 años por el agricultor, biólogo y filósofo nipón Masanobu Fukuoka. Consiste en unir varias semillas con mantillo y envolverlas en una capa de arcilla. Esa mezcla se humedece para hacerla moldeable y formar bolitas.

“Son bombas de semillas para echarlas en la plantación del Humanejos. Las hacemos con arcilla, con tierra de hidratos y con pimentón, que lo echamos para que las ovejas no se coman las bolas. Mezclamos todo, echamos agua, hacemos bolitas y las dejamos que se sequen en el invernadero”, ha detallado Manolo Expósito, uno de los usuarios del Centro Ocupacional.

La sesión que han realizado los alumnos del José Hierro guiados por los chicos y chicas del Centro Ocupacional es la primera del medio centenar previstas por la Concejalía. Según ha afirmado María Jesús Fúnez, “el proyecto tiene una doble función: por un lado pedagógica, ofrecer a los centros este recurso y dar al niño esa oportunidad de tener un contacto directo con la naturaleza; y por otro lado tiene una función medioambiental, la de continuar la reforestación de los entornos del Arroyo Humanejos y la Cantueña”.

La pasada primavera el Ayuntamiento de Parla finalizó una nueva plantación de árboles y arbustos en el Arroyo Humanejos. Se trató de la tercera fase de reforestación, tras las ejecutadas en febrero y octubre de 2016, y con ella ya son más de 7.500 plantas en este paraje natural. De forma paralela, en La Cantueña se plantaron 250 árboles en una primera fase. Ahora, con estas nuevas plantaciones siguen creciendo las cifras en el Humanejos y la Cantueña para convertir ambas zonas en un pulmón verde para Parla.

 

Publicidadbanner-Montakit-750