Metafrases de Juan de Portoplano

Reflexiones y frases de Juan de Portoplano

Paseando en aquel lugar, el de Portoplano, rumiaba experiencias, ideas y vivencias, mezclaba tiempos y espacios, de unos lados y de otros, combinaba realidades-entidades, sentía y presentía. Buscaba lo que los antiguos denominaban la verdad. Pero buscar es buscar, no es necesariamente encontrar. Con la velita de su propio pensar-cerebro, heredando de milenios de generaciones, eso es pensar, que es repensar.

– No pises a nadie, y de ese modo, tendrás más posibilidades de vivir y existir más tiempo.

– Porque alguien piense diferente a ti, no tiene porqué ser tu enemigo y adversario, simplemente está ejerciendo su libertad de conciencia-consciencia-pensamiento-expresión, igual que tú.

– Si miras hacia tu pasado, notarás que has ido cambiando de ideas, posiblemente, dentro de treinta años, pienses igual o muy similar a alguien, una postura, que ahora no aceptas.

– Agradece lo mucho que la sociedad y el Estado y los otros te ofrecen y otorgan y dan, y no solo lo que no te dispensan.

– Si quieres tener futuro, tú y tu sociedad y tu Estado, dejad que existan pensadores libres y libres pensadores. No los castiguéis, ni sancionéis, ni frustréis sus carreras profesionales y laborales porque piensen diferente a vosotros.

– Nadie piensa radicalmente diferente a los demás, en un tanto por ciento sí, en otro tanto por ciento, casi siempre mayor, es similar a ti.

– Si tienes confianza en ti, deja tener confianza, según la ley y la moralidad, a los demás.

– El problema de Job, es siempre uno de las grandes cuestiones de ética y moralidad, o dicho de otro modo, la persona bondadosa, no perfecta, pero quizás más moral que la mayoría, encima, en muchos ámbitos es tomada como peor, como persona más mala.

– Ya veríamos que harías tú, tú, sí tú, en las condiciones y circunstancias del otro, de ese otro, que tanto criticas y rechazas. Si hubieses nacido en su familia, en su ámbito local o lugar, si tuvieses su inteligencia, sus estudios, lo que ha podido vivir, heredado o por él o ella misma…

– No juzgar a los demás, no quiere decir que no analices lo que está bien o está mal de los demás y de uno mismo, pero es no decirlo o no sentenciarlo, porque una cuestión es darse cuenta, si un acto es bueno o es malo, y otra, como no conoces toda las circunstancias. Una cosa es que un acto es bueno o es malo, en eficiencia o en moralidad, y otro, es juzgar el interior, que eso solo lo puede hacer el Ser Supremo.

– Puedes que no juzgues a los demás, pero mirándote a ti, con los ojos en la legalidad, y en la moralidad y en la espiritualidad, puedes decirte a ti mismo, si un acto es bueno o es menos bueno, desde la moralidad y desde otros puntos de vista, y percibir si es bueno o malo, y no caer en esos actos.

– Estás metido en una situación psicológica y ambiental, que tu mente, no es capaz de soportarla. Y no sabes que hacer, porque cualquier opción que tomes es negativa… Todo ser humano se encuentra varias veces, en la existencia con esta realidad-situación.

– El concepto de bien y mal moral y ético, es posiblemente, un concepto natural en el ser humano, ciertamente, que después hay que desarrollarlo, perfilarlo. Posiblemente sea una entidad psicológica conceptual debido a la constitución más profunda del ser humano.

– La tentación de no querer existir, es una tentación, que toda persona sufre, sufre alguna vez en la existencia, aunque algunos individuos, por razones internas y externas, más que otros.

– Hipotético lector, no sigas, ninguna de las frases que leas de este escribidor, no la sigas al pie de la letra, estas ideas o enunciados o conceptos solo tienen la finalidad de obligarte a pensar. Bajo ningún concepto, aceptes ninguna de estas ideas, sin analizar, criticar, dejar que el paso del tiempo vaya madurando las ideas. Tengo muchos defectos, pero no es uno de ellos, querer manipular y engañar y convencer a nadie de nada. Yo expongo mis perspectivas y percepciones e ideas, que no son mías, son tomadas de las tradiciones culturales, pero es usted el que tiene que rumiarlas y criticarlas. Bastante peso es ya, no recibir ninguna aceptación por la escritura-filosofía-pensamiento-pintura que uno lleva haciendo toda la vida, y encima, uno, uno cargue con la responsabilidad de equivocar a otros. Engañar no, pero si equivocar.

– El drama es que no se quiere estudiar, desde todos los saberes la realidad de la familia, para conocer lo que es y lo que sucede, y para encontrar soluciones. De ahí, nacerían muchos bienes, aumentaría lo bueno, disminuiría lo malo. Uno, uno se pregunta, si es que no se quiere hacer esas investigaciones adrede. Es un modo de control de la sociedad. Que la familia medio funcione, y de ese modo, existan muchos errores, y de ese modo, la sociedad pueda continuar siendo gestionada. Se quieren evitar exageraciones negativas radicales, pero no el resto de errores de todo tipo, que hacen que la sociedad pueda ser gobernada.

– Vivo, en un tiempo, que una parte importante de individuos y sociedad, se niegan a perfeccionarse moralmente. Es una tragedia.

– Me he preguntado muchas veces, si en la antigüedad hubo libros o papiros o códices de anatomía, en Egipto, de animales, en el resto del mundo. Me pregunto si hubo, y si hubo, si se perdieron los dibujos. Y si no hubo, por qué no hubo. Si los hubiese habido, y se hubiesen conservado cuánto habría avanzado la humanidad, cuántas enfermedades nos hubiésemos evitado. Y me pregunto, si sucederá ahora con otros conocimientos y realidades, que no somos capaces de encontrar los mapas de esas entidades.

– Si Occidente va en declive, de momento, lo que venga después, otras ideologías culturales, son inferiores en derechos a la occidental. Esto no se entienda por etnocentrismo, esta es la realidad. Ninguna civilización, otorga tantos derechos como la occidental. Ciertamente, no todo en la occidental es bueno. Pero es la civilización que permite, el cambio, y por tanto, erradicar defectos en el futuro.

El de Portoplano, cansado y recansado y recansando de tanto pensar, sin saber, si las ideas-preguntas, servirán para algo y para alguien, si serán un rayo de luz, que abrirá nuevas posibilidades. El de Portoplano, volvió al silencio-ruido de su hogar.

Dejar comentario

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí