Los padres del hundimiento de la Selección

361
La portada de Marca es la más clara e impactante de todas las de hoy | MARCA
Publicidadbanner-Montakit-750

España cayó ayer eliminada del Mundial sin haber terminado aún la fase de grupos. Una humillación frente a Holanda y un partido indolente ante Chile saca a La Roja de la carrera por repetir título. La Federación Española de Fútbol, Del Bosque, los jugadores…la culpa es compartida, pero no deja de ser importante por loque ha significado: España también ha cerrado un ciclo.

19/06/2014 | Sergio Martínez | Fn

Se ha cerrado la etapa más gloriosa de la selección española de fútbol. Seis años después, tras dos Eurocopas y un Mundial, se acaba el camino que marcó Luis Aragonés. Y termina de forma abrupta, en seco, tras el gran batacazo ante Holanda y Chile. Un mal final para un conjunto que merecía cerrar una época con más honor, con más dignidad. Quizá debió acabar tras la Confederaciones, como muchos defendimos.

Ahora, es momento de analizar el por qué de este desastre, inesperado para muchos, previsible para otros tantos. Aquí vamos a hacerlo, vamos a intentar dar razones que expliquen por qué la campeona del mundo se ha ido por la puerta de atrás del Mundial. Como siempre, pueden estar de acuerdo o no, les invitamos a debatir con nosotros en los comentarios o en Twitter (@Fn_noticias). Estos son algunos motivos del fracaso de España:

1.- La convocatoria. El primer motivo del hundimiento en este campeonato tiene que ver con la convocatoria que realizó Vicente del Bosque. Una lista en la que hay convocados sorprendentes y ausencias significativas.

En el primer grupo, dio la sensación desde el principio de que el seleccionador no realizó una lista con los jugadores que más podían aportar en este momento, sino con los que más han aportado durante años. Una lista basada en el agradecimiento y el amiguismo. Sólo así se entiende la presencia de Fernando Torres, Pepe Reina y todo el bloque del Barça. Del Bosque convocó para comandar a la Roja al grueso de un equipo que ha fracasado esta temporada, y el resultado es que Piqué, Xavi, Busquets y Jordi Alba han rendido mal,  como con su equipo.Por otro lado, Xabi Alonso, Ramos y Casillas se han mostrado agotados física y mentalmente tras una temporada larguísima.

Para incluir a todos estos jugadores (9) que, como muchos dijimos al conocer la lista, era un error, Vicente se dejó en casa no sólo otras opciones, sino otras variantes de juego. Con Valdés lesionado, Casillas mal desde la final de la Champions y De Gea formando parte del peor Manchester en décadas, se echó en menos la presencia de Diego López. Sí, habría creado mucho morbo y no habría sentado bien a Iker, pero hay intereses superiores a los suyos. También debieron estar jugadores como Isco, Gabi, Iturraspe, Callejón, Jesús Navas (no le llevó por salir de una lesión, pero sí a Diego Costa por lo mismo) y Llorente. Gente que pudiera aportar algo más que el nombre y el recuerdo de tiempos mejores que ya han pasado. Pero Del Bosque no quiso.

2.- Mala forma física. Nada más comenzar el Mundial, se hizo obvio que todas las selecciones estaban un punto o dos por encima de España en físico e intensidad. En todas hay jugadores que han tenido temporadas muy largas, con mucho cansancio, e incluso lesiones, pero todas tenían un nivel superior.

¿Por qué España llevaba esa hándicap desde el principio? Se pueden señalar varias causas. La primera es que los jugadores del Barça llevan sin vacaciones desde hace dos temporadas. Tras la Confederaciones se fueron de pretemporada a Tailandia y hasta hoy no han parado. Su actuación con su club ha sido un tormento en el que nadie ha corrido durante nueve meses, y todo se paga. Por otra parte, los jugadores del Madrid más mayores (Casillas y Xabi Alonso) y Diego Costa han llegado con la lengua fuera, mientras que el sprint final impresionante de Ramos parece haber pasado factura. Desde la Selección, el cuerpo técnico no ha sabido recuperar a todos ellos para competir al máximo nivel. Les convocaron poco después de la final de la Champions y el cansancio ha seguido creciendo.

3.- Mala gestión de los recursos. España no ha sabido combinar los recursos de los que disponía. Con la inclusión de Diego Costa y parte del Atleti campeón de Liga y subcampeón de Europa en la lista, se abría otra forma de jugar, la de resistencia, unión y balones largos. Era otra alternativa al tiki taka agotado del combinado, pero Juanfran no ha jugado, Koke ha jugado poco y Diego Costa estaba perdido. La sociedad entre estos dos últimos en el Atleti ha dado muchos frutos, pero en la selección apenas han coincidido sobre el campo. Por otro lado, con Pedro y Silva, el juego por bandas y los centros a Costa tendrían que haber sido más frecuentes, pero no. El estilo de la selección no cambió ni aún hundiéndose el barco. Y terminó hundiéndose irremediablemente. No Xavi, es estilo no es innegociable. Lo has vivido dos veces este año.

4.- Mala planificación del Mundial. Todo lo dicho hasta ahora podría entrar en esta categoría, pero aquí nos referimos más al papel de la Federación. Han tenido mucho tiempo para elegir un lugar de concentración adecuado para España, en un país enorme y con muchas posibilidades. Pero resulta que eligen Curitiba, una región de Brasil en la que las condiciones climáticas son muy distintas a las que se encontró en los partidos. En Curitiba había temperaturas de unos 10-15 grados con inundaciones, mientras que en Salvador y Río de Janeiro las condiciones era de cerca de 30 grados y mucha humedad. El resto de selecciones supieron elegir, España no. Entrenaron en unas condiciones y jugaron en otras, sin tiempo para aclimatarse. Error monumental de la FEF.

5.- La mentalidad de los jugadores. Ha sido, quizá, la sorpresa más desagradable de todas. Se puede perder porque otros sean mejores, o por mala suerte. Pero no porque tú lo pongas fácil y te vengas abajo sin luchar, sin dejarlo todo en el campo.Desde que Holanda hizo el 1-1, todo ha sido una caída sin freno. La fortaleza mental de un grupo muy experimentado que lo ha ganado todo brilló por su ausencia, y se bloquearon. Desastre físico y derrumbe anímico se unieron para crear un monstruo. El mejor central del mundo, Ramos, se vino abajo. Casillas hizo los peores partidos de su vida, fallando gravemente en cuatro de los siete goles que ha encajado España. El centro del campo no daba más de tres pases. Se fallaron goles cantados (Torres a puerta vacía ante Holanda, Busquets de igual forma ante Chile) y no hubo nadie que pusiera garra y honor entre sus compañeros. Ese era Puyol, pero nadie ha recogido su testigo. Ver las caras de los jugadores en el túnel a poco de comenzar la segunda parte ante Chile ya nos convenció de que no había nada que hacer. Estaban hundidos.

Estos son los cinco motivos, más o menos razonados, que pueden explicar el derrumbe de la Selección. Un análisis tan válido como cualquier otro que se realice desde las razones, y no desde los rencores o las rencillas de clubes. Sólo queda dar las gracias a quien corresponda por habernos permitido ver a España marcar una época y ganar dos Eurocopas y un Mundial extendiendo un modelo de toque y entretenimiento. Todo tiene un comienzo. Todo tiene un final.

Nueva gasolinera en Fuenlabrada