Los inmigrantes españoles en el Reino Unido necesitarán un carné especial para quedarse

A día de hoy en el Reino Unido residen más de tres millones de personas de otros países de la UE. Cuando el Brexit sea una realidad, deberán solicitar un carné de identidad especial que certifique su estatus para poder seguir residiendo en el país.

1022
Un restaurante de tapas españolas en Londres

Cuando Reino Unido salga oficialmente de la Unión Europea, la situación de los ciudadanos de otros países europeos que quieran seguir residiendo allí cambiará notablemente. Los más de tres millones personas de otros países de la UE deberán solicitar, con ayuda o no de profesionales, un carné de identidad especial que certifique su estatus para poder seguir residiendo en el país una vez que el Brexit sea una realidad. La premier británica, Theresa May, lo anunciaba hace una semanas terminando con meses de incertidumbre pero dejando aún muchos flecos por aclarar.

Desde los despachos especializados en derecho de extranjería constatan que, a día de hoy, “más de 150.000 ciudadanos europeos han conseguido ya el permiso de residencia permanente en el Reino Unido”. Sin embargo, a la luz de lo anunciado por la primera ministra, “tendrán que volver a iniciar los trámites para solicitar el nuevo estatus”. Uno de los requisitos para que sea concedido es haber pasado al menos cinco años en el país. Eso les dará acceso al mercado laboral, al sistema sanitario, a las prestaciones sociales y a las pensiones.

Aunque sin determinar la fecha en la que se cerrarán las puertas a los inmigrantes de la UE, el Ministerio de Interior británico está dispuesto a dar un margen de 24 meses para que las personas puedan regular su situación. El Gobierno británico expedirá un documento de identificación para que los ciudadanos europeos puedan residir en el Reino Unido. Esta especie de carnet les permitirá justificar sus derechos ante empresas y organismos públicos a la hora por ejemplo de buscar trabajo o solicitar ayudas públicas.

La primera ministra insiste en que los ciudadanos comunitarios que ya están en el país o que lleguen antes de una fecha límite aún por determinar podrán mantener sus derechos tras el Brexit. Tendrán pleno derecho y libertad de residencia y podrán solicitar la ciudadanía británica. Sin embargo, los europeos que entren en el Reino Unido tras esa fecha podrían encontrarse con controles que limiten sus posibilidades de vivir y trabajar en el país.

Publicidadbanner-Montakit-750
Compartir