Los chequeos médicos generales son innecesarios en personas sanas

627
Algunas pruebas médicas invasivas en los chequeos generales pueden tener efectos secundarios
Publicidad

Para la Organización de Consumidores y Usuarios los chequeos médicos anuales para personas sin síntomas ni enfermedades suponen más perjuicios que beneficios y nunca son un sustituto de un estilo de vida saludable

OCU Madrid.- Muchas personas se someten a chequeos médicos generales con el ánimo de reducir riesgos o con el fin de detectar y atajar posibles problemas de salud. En ocasiones, incluso, piden a sus médicos que les realicen análisis u otras pruebas sin tener síntomas de ninguna enfermedad.

Sin embargo, la Organización de Consumidores y Usuarios cree que los chequeos médicos anuales para personas sin síntomas ni enfermedades son innecesarios y suponen más riesgos que beneficios para los usuarios, aunque estos se ofrezcan de manera “gratuita” en el club deportivo, empresa o seguro médico, a veces como mero reclamo publicitario.

Además, advierten que estos chequeos nunca deben ser sustitutos de un estilo de vida saludable, que incluye, entre otras cosas, comer de forma adecuada, evitar el sedentarismo, vigilar el peso, no fumar o tener buenos hábitos de sueño; medidas preventivas que la Organización considera suficientes para cualquiera que carezca de enfermedades o síntomas y no cuente con elementos en su vida que multipliquen su riesgo de enfermar.

En este sentido, OCU recuerda que la evidencia científica señala que los adultos sanos que se someten a un chequeo general enferman y mueren en la misma medida que los que no se hacen esta revisión. Por tanto, hacerse muchas pruebas médicas o tratamientos no significa mejor salud ni mejores cuidados.

Suponen riesgos, preocupaciones y gastos

La Organización de Consumidores y Usuarios considera que los chequeos médicos generales suponen una serie de perjuicios para los usuarios. En primer lugar, porque toda actuación en el ámbito de la salud puede causar daños, ya sea una prueba diagnóstica, un medicamento o un consejo médico. Ninguna de ellas es segura al 100%.

Además, OCU cree que la realización de este tipo de pruebas por personas sanas puede suponer caer en el sobrediagnóstico y el sobretratamiento. Es decir, detectar y tratar situaciones y patologías en las que lo más indicado es no hacer nada, ya que no reducen la cantidad ni la calidad de vida del paciente.

Por otro lado, OCU enumera los efectos psicológicos que un chequeo médico general puede ocasionar en un paciente sano, como angustia, miedo y preocupación, en casos en los que la prueba muestra como enfermedad aspectos que no lo son (falsos positivos). O, por el contrario, despreocupación absoluta, en aquellos casos en los que el usuario considera que pasar un chequeo médico anual es suficiente para asegurar una buena salud.

Por último, OCU alude a los costes de tiempo, la pérdida de productividad laboral y el coste económico que suponen este tipo de pruebas, no solo para el usuario, sino para el conjunto de la sociedad, ya que realizar pruebas médicas innecesarias supone despilfarrar recursos sanitarios, especialmente ahora cuando, según la Organización, estos no sobran ni llegan para todo lo que realmente hace falta.

En su opinión, son los centros, clínicas y compañías de seguros médicos que hacen negocio con este tipo de chequeos, los que, por intereses meramente económicos, se han encargado de promover la idea de que es recomendable realizarse al menos una revisión general al año, haciendo creer al usuario que necesita de sus servicios y productos.

Pruebas de cribado sí, pero con criterio y según la enfermedad

La Organización de Consumidores y Usuarios sí cree, en cambio, en la efectividad de los cribados o pruebas específicas que buscan detectar precozmente enfermedades concretas en determinados grupos de población sana, ya que permiten aplicar un tratamiento cuando la enfermedad está aún en fase latente, lo que aumenta las posibilidades de curación.

Este sería el caso, por ejemplo, de las pruebas para detectar enfermedades endocrinas y metabólicas en los bebés o para el cáncer de mama, de colon o de cérvix, en adultos.

En este sentido OCU critica y lamenta que, a pesar de que algunas de estas pruebas están incluidas en la cartera de prestaciones de la sanidad pública, estas no se aplican por igual en todas las comunidades autónomas.

En cualquier caso, la Organización recomienda pedir información sobre la necesidad y utilidad de los chequeos médicos en cada caso concreto, así como preguntar los riesgos y cualquier duda que surja, con el fin de poder sopesar las ventajas e inconvenientes de la prueba y comparar las alternativas existentes.

Dejar comentario

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí