La vergonzosa gestión de NNGG Madrid

Ángel Carromero en un congreso de Nuevas Generaciones en Madrid | Agencias

Sr. Director:

El día que envié mi solicitud de afiliación para formar parte de Nuevas Generaciones del Partido Popular de Madrid no podía imaginar que lo que se venía definiendo desde hace tiempo como una organización juvenil,  abierta e integradora, se hubiese convertido en una formación tan opaca, sectaria y nepotista. Escribo estas líneas para contar mi experiencia y dar a conocer la situación que realmente atraviesa NNGG.

Tras darme de alta, lo primero que me encontré fue una sede sin militantes y una gestora impuesta desde la Dirección regional. Mi asombro fue tal que me puse en contacto a través de las redes sociales con afiliados de otras sedes de NNGG Madrid para transmitirles mis inquietudes y ver si era capaz de comprender qué estaba pasando. A partir de ahí empecé a entenderlo todo.

Hace dos años que supuestamente estoy afiliado y, hasta ahora, no he recibido el carnet ni se me ha exigido abonar ninguna cuota, por lo que he deducido que nunca me han llegado a dar de alta en la organización. Mis sospechas se confirmaron cuando me enteré que había más compañeros de otras sedes en mi misma situación. Aún así, en las escasas ocasiones en las que he tenido contacto con la organización se me ha tratado como un afiliado, tomándome el pelo, cuando realmente es evidente que no lo soy (nunca he pagado cuota tal y como exigen los estatutos).

Poco a poco me fui informando más y realmente la situación que atraviesa NNGG Madrid es vergonzosa. Los acontecimientos más indecentes han ocurrido de la siguiente manera.

• Durante el pasado año, en más de una veintena de sedes, las ejecutivas elegidas democráticamente por la militancia han sido fulminadas por la Dirección y se han puesto gestoras a dedo lideradas por amigos íntimos de Ana Isabel Pérez y Ángel Carromero (Presidenta y Secretario General de NNGG Madrid).

• Como consecuencia de la disolución de las ejecutivas, la militancia se ha desmovilizado de manera alarmante. Se puede afirmar que en la mayoría de los casos la disolución de las ejecutivas han llevado a la desaparición total de todos los miembros que integraban la sede.

• Pasados unos meses, en algunas de las sedes se convocaron Asambleas con un solo candidato a la fuerza que, curiosamente, era el que previamente había colocado la Dirección como Presidente de la gestora. El objetivo de las Asambleas era dar legitimidad democrática a los gestores. Por esta situación han pasado, entre otras, las sedes de Ciudad Lineal, San Blas, Moncloa, Villaverde, Las Rozas, Hortaleza y Fuenlabrada.

• En otras sedes, ni siquiera se han celebrado Asambleas porque desde la Dirección regional se espera una fuerte oposición y el “candidato oficialista” puede perder. En esta situación se encuentran actualmente las sedes de Chamartín, Retiro, distrito Centro, Puente de Vallecas, Villa de Vallecas, Alcorcón, Alcobendas, Móstoles, Alcalá de Henares, Torrelodones y El Escorial.

Con respecto a las nuevas afiliaciones, la mayoría se encuentran paradas (como por ejemplo la mía). Se han dado órdenes de no dar de alta a nuevos afiliados por miedo de que vayan a votar a una candidatura que no sea la “oficial” en el próximo Congreso Regional de NNGG y pierdan el mando de la organización.

La Dirección es la encargada de mirar con lupa todas las solicitudes y determina cuáles son aceptadas y cuáles no. En cuanto al Congreso Regional, en la mayoría de Comunidades Autónomas ya se ha llevado a cabo (en algunos lugares ya se han celebrado incluso los locales), mientras que en Madrid ni siquiera está convocado.

Como simpatizante del Partido Popular solamente puedo decir que esto es una auténtica vergüenza. Han apartado a todos los cargos que no son afines para colocar a amigos y usar NNGG como trampolín para acceder a puestos públicos, ya que desde su cargo orgánico acceden a la Administración (en el Ayuntamiento y en la Asamblea como asesores, con sueldos superiores a 50.000 euros) .

Por otro lado, los militantes se encuentran totalmente reprimidos, con miedo ante posibles represalias y denunciando la situación de manera anónima a través de las redes sociales (como por ejemplo la cuenta de Twitter @newilusions, entre otras muchas).

¿Cómo se puede entender que una persona muestre interés en unirse a NNGG y sea despreciado de semejante manera?, ¿cómo se le puede tomar el pelo a un jóven que muestra toda su ilusión por sumarse a este proyecto?, ¿de qué vale hacer tanta propaganda de afiliación por las redes sociales si a la hora de la verdad tu solicitud va a ser mirada con lupa y, si la Dirección lo considera oportuno, no te va a dar de alta y te va a estar tomando el pelo?

En definitiva, la gestión de la actual Dirección con Ana Isabel Pérez y Ángel Carromero al frente es más que cuestionable. Una organización que debería tener como propósito dar a conocer el proyecto del Partido Popular entre los jóvenes lo único que ha conseguido ha sido desmotivar a la militancia, enfrentarla, reprimirla y utilizar la formación para enchufar en cargos públicos a gente afín. ¿Esta es la forma que tienen de acercarse a los nuevos electores? Política en estado puro…

Muchas gracias por su atención.

Gonzalo Valiente

Dejar comentario

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí