La quinta jornada de liga nos deja grandes partidos

4193
La quinta jornada de la liga no varía la cabeza de la clasificación

Se venía esperando con ganas esta quinta jornada del campeonato liguero, y es que había partidos tan interesantes como el derbi sevillano o las visitas de Atlético de Madrid y Villarreal a Barcelona y Madrid, pero esas ganas no se convirtieron esta vez en un preludio de lo que finalmente ha pasado en el terreno de juego.

El partido que se disputó en el Sánchez Pizjuan fue quizás el más decepcionante de los tres “partidazos”. Salió el Sevilla enchufado en el derbi, queriendo presionar al equipo verdiblanco e incluso creando alguna ocasión en los primeros minutos, pero pronto se desinfló el equipo local y empezaron a verse una sucesión de patadas, una tras otra. Todo esto hizo que el encuentro fuera feo y que apenas tuviera juego fluido. Solo se vio algún destello sevillista en la segunda parte, con el gol de Mercado, y luego por parte del Betis, metiendo un gol legal que le anularon sin razón alguna, pero por lo demás, poco fútbol hubo. En la red se puede más información al respecto en cualquier resumen del derbi sevillano que enfrentó al Sevilla y al Betis.

Otro de esos partidos que se esperaban era el que se jugó en el Bernabéu, donde el Madrid no pudo doblegar a un Villarreal plagado de centrocampistas y que defendió bien cada una de las acometidas del equipo blanco. Incluso se adelantaba el submarino amarillo antes del descanso, tras hacer Sergio Ramos, por enésima vez, uno de esos penaltis tan suyos…

Se resarció un poco más tarde, ya en la segunda parte, con uno de sus también remates de cabeza característicos. Gol y empate. Así se quedaría el encuentro después de jugarse una segunda parte casi calcada a la primera, aunque con alguna ocasión de los visitantes. Tablas y, pese a ello, el Madrid sigue primero por delante del Sevilla.

Se esperaba mucho igualmente del partido que se jugaba en el Camp Nou, donde se enfrentaban dos grandes de nuestro país, Atlético de Madrid y Barcelona. Estuvieron a lo suyo los culés, tocando y tocando desde el principio intentando perforar la portería de Oblak, pero la defensa colchonera estuvo enorme de principio a fin con Godín a la cabeza. Aun así, el conjunto azulgrana consiguió adelantarse gracias a un buen gol de Iván Rákitic después de mucho insistir.

Todo hacía presagiar que los de Luis Enrique iban a conseguir ampliar el marcador en alguna contra, pero no fue así, y, para colmo, ocurrió lo que todo culé teme en cada partido, que se lesione Leo Messi. El astro argentino se llevó la mano al abductor tras una jugada extraña y se tuvo que marchar al banquillo para dejar su lugar a Arda Turán. Justo un minuto después Correa, que sustituyó a un participativo Gameiro, cogió el balón, recortó, y consiguió el gol del empate.

Gol que sería el último del partido y que dejaría en tablas el marcador y la liga casi igual que estaba, aunque con un beneficiado… el Sevilla FC.

Alejandro Muñoz

Publicidadbanner-Montakit-750