Hart se cuela en la fiesta de Messi

74
Así celebró su gol el Barça, un premio mínimo para lo visto en el Camp Nou | Getty Images

El F.C. Barcelona volvió a bailar al Manchester City en el Camp Nou  y pasó a cuartos de final de la Champions. El resultado, 1-0, no hace justicia a la exhibición del Barça y de Leo Messi, sobrenatural en la primera parte. Joe Hart impidió la goleada culé con hasta diez paradas de mérito. Muy decepcionantes los de Pellegrini, que incluso fallaron un penalti.

19/03/2015 | Sergio Martínez | Fn

Hay tres cosas inevitables en esta vida: la muerte, los impuestos y un ridículo del Manchester City de Pellegrini en la Champions. Se ha convertido en tradición que caiga de manera estrepitosa, con el Barça las últimas veces. Pero la de ayer pudo ser histórica, la tumba de un entrenador chileno que está muy por debajo de la exigencia del equipo al que dirige.

Lo primero que hay que decir es que el Barcelona sacó su versión más arrolladora, liderada por un hombrecillo argentino que tiene más calidad en su bota que el 90% de los equipos a los que se enfrenta. Cuando Leo Messi está en plena forma, lo único que puedes hacer siendo defensa es intentar que te ridiculice lo menos posible. Es inevitable que lo haga, porque juega como si fuera el abusón de la cancha del colegio. Agarra la pelota y la próxima vez que la verás probablemente sea cuando la saques de la red.

Si el rival ayuda, el partido ya está hecho. De nuevo el City fue un esperpento defensivo encarnado en la figura de Vincent Kompany, un central que no ha cumplido ni de lejos con todo lo que prometía. El entramado defensivo de los citizen era un juguete en manos del Barça, pero concretamente de Messi y Neymar. Estaban tan cómodos que pusieron la pierna en modo tuneladora para abrir un boquete entre las piernas de sus rivales, para maravilla de Pep Guardiola. Es curioso, pero el mejor partido del Barça coincidió con la presencia en el Camp Nou del mejor entrenador de su historia.

El gol llegó, porque tenía que llegar, pero no podía ser de una manera simple, habitual. Tenía que estar a la altura del partido, y tenía que pasar por Messi. Dicho y hecho: el argentino se sacó de la manga uno de esos centros-asistencia que repite una y otra vez, pero nadie es capaz de parar, y Rakitic entró solo como una locomotora para superar a Hart con una vaselina. Fue la única licencia que dio el portero del City. Se guardó la matrícula de los culés.

La segunda parte comenzó más igualada, con el Manchester City tratando de demostrar que hay un equipo más allá de Hart, Touré o Agüero. La realidad es que no, que nunca pareció un conjunto ni mucho menos demostró ser capaz de echar un pulso al Barça de Luis Enrique. Tuvo ocasiones, pero muy leves. Tuvo un penalti, la ocasión para haber cambiado el rumbo, pero ni por esas. No habrían marcado ni jugando otro partido, y así lo demostró Ter Stegen adivinando el disparo del Kun. Ahí fue cuando los ingleses depusieron sus armas y se rindieron.

Todos menos uno. Joe Hart se empeñó en colarse en la fiesta de Messi con todo el descaro del mundo. Entró, buscó el foco en el escenario y apartó a Messi de un empujón para decir que le habían marcado uno y no más. Parada tras parada, unas posibles y otras imposibles, hasta llegar a diez para desesperación de Messi, Suárez y Neymar. Mano a mano, desde lejos, a bocajarro, casi a portería vacía…Cualquier circunstancia era imposible de aprovechar. El arquero fue el único que estuvo a la altura del partido y de la competición. El City hace tiempo que no.


FICHA TÉCNICA

ÁRBITRO: Gianluca Rocchi

GOLES: 1-0 Rakitic, min.30

ONCE DEL F.C.BARCELONA: Ter Stegen, Alves (Adriano 91′), Piqué, Mathieu, Alba, Mascherano, Rakitic (Rafinha 83′), Iniesta, Messi, Luis Suárez, Neymar

ONCE DEL MANCHESTER CITY: Hart, Sagna, Kompany, Demichelis, Kolarov, Fernandinho, Yaya Toure (Bony 71′), Nasri (Navas 46′), Milner (Lampard 86′), Silva, Agüero

Publicidadbanner-Montakit-750