Hacia una ética mínima universal

En 1993 en la Declaración del II Parlamento de las Religiones del mundo, celebrada en Chicago, se planteó un documento que fijaba los mínimos y la necesidad de una ética universal que puedan aceptar todas las ideologías, todas las religiones, todas las filosofías, todas las culturas, todas las civilizaciones y todo ser humano sea cual sea su condición o color de piel o color de cerebro… ¿Por consecuencia es necesaria para el mundo, ya globalizado una ética mínima universal?

1. ¿En un mundo globalizado, en el cual no solo se comercian con cientos de miles de productos o tipos de productos, sino que los humanes van de un lugar a otro, migran de un territorio a otro, y en cualquier ciudad nos encontramos personas que son de una de las veinte grandes ideologías del mundo, sean seculares, sean religiosas, no debe el ser humano buscar una ética mínima universal, que sea aplicable y aceptada por todos los individuos y por todas las ideologías?

¿Una ética mínima universal que permita el entendimiento de los hombres y mujeres entre sí, de los colectivo-grupos, de las sociedades, de las culturas, de los Estados, de las ideologías?

¿Hoy con un poder tecnocientífico enorme, y con una demografía como jamás hemos tenido es necesario encontrar unos principios éticos y morales que todo ser humano pueda y deba aceptar…? ¿Ya que la ética correcta es el engranaje que permite que los individuos y los colectivos y las ideologías puedan vivir y sobrevivir de forma correcta en cualquier lugar del mundo?

2. Siguiendo la declaración fijamos los puntos esenciales que defiende:

  1. No es posible un nuevo orden económico mundial sin una ética mundial.
  2. Condición básica: Todo ser humano debe recibir un trato humano.
  3. Cuatro orientaciones inalterables.
  • Compromiso a favor de una cultura de la no violencia y respeto a toda vida.
  • Compromiso a favor de una cultura de la solidaridad y de un orden económico justo.
  • Compromiso a favor de una cultura de la tolerancia y un estilo de vida honrada y veraz.
  • Compromiso a favor de una cultura de igualdad y camaradería entre hombre y mujer.
  1. Cambio de mentalidad.

3. ¿En Europa que estamos a veces perdidos con el tema de la ética moral, que muchos individuos y muchos sectores, no saben o no conocen suficiente de esta rama del saber filosófico que se ha denominado ética o filosofía moral? ¿Pero que no solo muchos individuos o colectivos no conocen o no conocemos suficiente, sino que además no creen que pueda existir una normativización ética mínima para todo individuo y toda sociedad y todo colectivo y toda ideología y todo Estado, sino que cada uno en el mejor de los casos aceptaría la que él o ella crea conveniente?

¿O la mayoría de seres humanos, lo crean o no, lo sepan o no, siguen una ética, quizás ya fijada hace siglos o milenios, sin saberlo, pueden ser hedonistas, materialistas, epicúreos, relativistas morales, éticas del deber, éticas de la felicidad, éticas de la virtud, aristotélicos, tomistas, etc.?

¿Pero la situación mundial, en la cual esa veintena de grandes ideologías, tanto seculares, tanto religiosas, o combinación de ideologías seculares-religiosas, que conforman diríamos el alma profunda de todo individuo y de todo colectivo…? ¿Qué en muchos sentidos armonizan, y en otros muchos sentidos no comparten puntos de vista en común, sino que se contradicen…? ¿Debemos buscar un mínimo común múltiplo para que todo ser humano, sea cual sea su ideología básica, secular o religiosa, pueda vivir con el resto de individuos, tengamos un mínimo, unos elementos comunes éticos y morales, que sea el fundamento y el pilar de la convivencia social y de la convivencia humana…?

¿Si nos fijamos en el siglo veinte, acaso no se produjeron barbaridades y crueldades sin nombre, porque determinadas ideologías no admitieron jamás un mínimo ético y moral? ¿Ni siquiera estamos hablando ya de la Declaración de los Derechos Humanos de 1948 o cartas precedentes sino de un “mínimo común ético moral aplicable a cualquier ser humano y aplicado y aplicable a y por y para cualquier ideología”?
¿No se habrían evitado enormes males en el siglo veinte, si se admitiese una ética mínima universal, que puede materializarse en no matarás, no mentirás, no robarás, etc.?

3. ¿¡En un mundo de una enorme complejidad, en un mundo global, con multitud de colores diferentes del cerebro por dentro, es decir, multitud de diferencias ideológicas y culturales y religiosas entre los seres humanos, es absolutamente necesario buscar una ética mínima universal para todo ser humano, no solo para vivir, sino para sobrevivir como especie? ¿Para evitarnos entre nosotros sufrimientos sin necesidad…? ¡Acaso no tenemos derecho a vivir y sobrevivir, a vivir en paz, con un grado suficiente de felicidad y de alegría y de sosiego y de progreso en todo….!?

Para concluir lea, reflexione y medite el documento de unas diez páginas proclamado por dicho Parlamento Mundial de las religiones. Y mírese frente a ese espejo.

Jesús Millán Muñoz
http://youtube.com/jmmcaminero | @jmmcaminero

banner-Montakit-750

Noticias Relacionadas

Iniciar comentario

Comments

  • El Abuelo 10 diciembre 2016 at 20:43

    Los Paises cuanto más desarrollados peor va la Ciudadania, se están perdiendo todos los valores,NO se respeta nada ni a nadie, un Rico, un Jefe, un Politico, todos los que tienen PODER en la malloría de los casos no respetan a nadie, ellos disponen, acuerdan y quien les obliga a ellos. Cuando veo Niños muertos en las Playas y en las Guerras me dan asco estos Fariseos.