Fuenlabrada está sucia

4217
Logo Nuevas Generaciones
Publicidad

Fuenlabrada está sucia. Es una realidad que hemos venido denunciando desde hace algún tiempo. Es algo que han advertido tanto los concejales populares en el consistorio como los vecinos de la ciudad y que aunque el equipo de Gobierno se ponga una venda en los ojos y no lo quiera reconocer, es evidente el despropósito en el que su cuidad se ha convertido en este aspecto y muchos otros.

Imágen tomada por un vecino de Fuenlabrada
Imágen tomada por un vecino de Fuenlabrada

Parece ser que las fotografías tomadas por la gente, las cartas al director en los diarios de tirada municipal y las interpelaciones de los miembros del Grupo Municipal del Partido Popular en el Pleno no han sido suficientes para captar la atención del Gobierno de Fuenlabrada. Debe de ser que los concejales del PSOE y de IU no tienen ojos en la cara, porque es difícil abstraerse de la realidad tan evidente que sí ven los fuenlabreños y que han de soportar por la inactividad de sus gobernantes. Hechos como que los contenedores están a rebosar, como la aparición de ratas muertas por las calles, como el aspecto tan lamentablemente sucio que muestran las calles, así como la falta de limpieza y conservación de los lagos (por ejemplo, el agua del Parque de la Solidaridad) o los malos olores de algunas fachadas,  etc., pasan inadvertidos para los señores que llevan 35 años en el sillón.

Y no es que no se hayan manifestado los concejales del equipo de Gobierno sobre las denuncias realizadas por los vecinos en este determinado tema, no. Han tenido la cara dura de justificar la bochornosa suciedad  que caracteriza a Fuenlabrada últimamente con argumentos como que tal suciedad se debe a la caída de las hojas, según el concejal socialista  José Sánchez Luque. No es lo más llamativo que se ha llegado a decir, ya que la vicealcaldesa Teresa Fernández, imputada por malversación de caudales públicos, llegó a escurrir el bulto echándole la culpa a los propios vecinos, diciendo que deben darles un curso de limpieza. Hace falta ser sinvergüenza para no explicar los motivos de tamaña situación de desprestigio para nuestra ciudad.

Nosotros sí lo vamos a hacer. La explicación es la siguiente. Fuenlabrada acumula suciedad y porquería en sus calles porque la partida presupuestaria para limpieza del municipio se ha visto reducida ni más ni menos que en medio millón de euros. Esta ingente cantidad de dinero tiene un destino, obviamente. Y podría, incluso, estar justificada esa rebaja en el presupuesto.

Lo que ocurre es que el Ayuntamiento firmó hace dos años un contrato con la empresa Fuenlabrada Sport 10 -la que gestiona el gimnasio Forus situado en el Complejo Deportivo Fernando Torres-. Ese contrato garantiza una tasa de equilibrio de 4.000 socios, cuando el gimnasio no sea capaz, por sí mismo, de alcanzar ese número. Es sencillo. Si el gimnasio Forus tiene 2.000 abonados, el Ayuntamiento pone  la diferencia; la cantidad correspondiente a las cuotas que no se ven satisfechas debido a la incapacidad del ente deportivo de captar más socios. Evidentemente es un trato absolutamente injusto para el resto de gimnasios de Fuenlabrada. Hay un trato de favor clamoroso sin razón aparente (aunque seguro que alguna razón hay, y seguro vergonzante) hacia esta entidad deportiva.

Está en sus manos el futuro de la ciudad que otros han convertido en su cortijo. Está en sus manos cambiar el rumbo que ha tomado Fuenlabrada para que tome rumbo al puerto de la seriedad, de la buena gestión y del progreso real.

Publicidadbanner-Montakit-750