ETA anuncia su disolución dejando 829 asesinatos y sin pedir perdón

Etarras encapuchados escenifican la disolución de la banda terrorista

ETA se disuelve, pero anuncia que sus exmilitantes “seguirán en su lucha por Euskal Herria unificada e independiente”

La banda terrorista ETA ha anunciado, en una declaración, el fin de su “ciclo histórico y su función” y se da por disuelta, aunque ha anunciado que sus exmilitantes “seguirán en su lucha por Euskal Herria unificada e independiente”. Además, afirma que, de esta forma, “cierra un ciclo en el conflicto que enfrenta a Euskal Herria con los Estados, el caracterizado por la utilización de la violencia política”. En todo caso, no ha hecho autocrítica ni menciona a las víctimas.

En el comunicado, que se dado a conocer en la sede de la fundación de diálogo humanitario Henry Dunant, en Ginebra, donde se encuentran agentes internacionales que han visionado el vídeo de disolución de ETA, en el que el histórico dirigente de la banda, José Antonio Urrutikoetxea, ‘Josu Ternera’, aparece a cara descubierta leyendo un comunicado de tres minutos.

ETA afirma en su comunicado que ha desmantelado “totalmente el conjunto de sus estructuras” y concluye “toda su actividad política”. “No será más un agente que manifieste posiciones políticas, promueva iniciativas o interpele a otros actores”, asegura, para precisar que “los exmilitantes de ETA continuarán con la lucha por una Euskal Herria reunificada, independiente, socialista, euskaldun y no patriarcal en otros ámbitos, cada cual donde lo considere más oportuno, con la responsabilidad y honestidad de siempre”.

60 años de trayectoria criminal

La banda terrorista ETA se ha disuelto tras casi 60 años de trayectoria, durante la que ha dejado por el camino 829 víctimas mortales, de las cuales el 90% fallecieron en atentados cometidos durante la democracia. Además, secuestró a alrededor de 80 personas, extorsionó a 10.000 empresarios, y se disuelve con 358 crímenes sin resolver a sus espaldas y sin haber colaborado en su esclarecimiento.

La banda se creó el 31 de julio de 1959, pero su primer atentado mortal fue el 7 de junio de 1968, cuando asesinó al Guardia Civil José Antonio Pardines Arcay en un tiroteo en un control de tráfico en la carretera N-1, en el término municipal Aduna (Guipúzcoa). El último crimen lo cometió el 16 de marzo de 2010, cuando mató al gendarme francés Jean-Serge Nérin tras un intercambio de disparos con varios miembros de la banda.

La disolución de la banda se produce más de siete años después de haber anunciado el fin de su actividad terrorista el 20 de octubre de 2011, pasados tres días de la Conferencia de Aiete, en San Sebastián.

Una vez anunciada su disolución este jueves, se celebrará el encuentro en la localidad vascofrancesa de Kanbo, en la que se certificará la desaparición definitiva de la organización terrorista.

A este acto no asistirá ningún representante del gobierno español, ni vasco, ni navarro. Aunque está previsto la asistencia de representantes de algunos partidos políticos y representantes internacionales.

Dejar comentario

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí