En qué se diferencia un minicrédito de un préstamo personal

Diferencias entre minicrédito o préstamo personal

Tanto los préstamos como los minicréditos o las mismas hipotecas se han convertido en términos de lo más empleados en los últimos tiempos. A nadie le extraña ya el tener que recurrir a una determinada empresa o entidad para poder hacer frente un gasto pero, ¿en qué se diferencian entre sí?.

A grandes rasgos se podría decir que un minicrédito está pensando para afrontar un problema económico no muy elevado y de forma puntual. Sobre este tema se puede encontrar mucha más información aquí. En cambio, los préstamos requerirán de muchos más trámites porque las cantidades de dinero son mayores.

En este último caso la encuesta del BCE (o Banco Central Europeo) puede ser de lo más recomendable porque en ella se facilita información útil para poder obtener la mejor financiación posible con detalles como las ofertas actuales o los tipos de interés.

Se puede decir que un préstamo es un acuerdo entre dos partes en el cual el prestamista ofrece una cantidad fija de dinero al que requiere del préstamo, a devolver en un plazo marcado. Por supuesto, esto suele conllevar el pago de unos determinados intereses. Las mismas hipotecas entrarían dentro de esta definición.

Por contra un crédito (y por ende un minicrédito) es un servicio financiero mediante el cual una entidad fija una cantidad de dinero máxima para que el que la requiera recurra a ella a medida que la vaya necesitando, sin tener que dar más explicaciones y optando a ellos de una manera sencilla y rápida. Además de esto, cuentan con otras diferencias.

Cantidad que se adquiere. En los préstamos la cantidad de dinero a la que se puede optar es mayor que en el caso de los minicréditos. De hecho, los primeros están pensados para grandes compras como puede ser una vivienda o un coche. En el caso de los segundos, el objetivo es ayudar a las personas a hacer frente, de forma puntual, a un imprevisto o a un impago.

Intereses. En ambos casos se pagará una cierta cantidad aunque hay que tener en cuenta que algunas empresas cuentan con condiciones favorables cuando se pide un primer minicrédito o cuando se mantiene una cierta relación de fidelidad. Con los préstamos se pagará un tipo de interés que será previamente acordado y que guarda relación con la proporción de dinero que se toma prestada. En el caso de los minicréditos lo que se paga es un interés puntual.

Trámites. Los préstamos requerirán de mucho más papeleo y tiempo que invertir, pero en el caso de los minicréditos prácticamente, cualquier persona puede acceder a ellos. Lo único que se requiere es ser mayor de edad, contar con un ordenador, teléfono o tablet, tener una cuenta de email, una cuenta bancaria, un documento identificativo en vigor y conexión a Internet.

Plazos de devolución. Los préstamos se pueden llegar a pagar en años, dependiendo de la cantidad que se solicite. En el caso de los minicréditos, al ser cantidades mucho más pequeñas, la idea es que el dinero se devuelva en el corto plazo y eso significa un periodo habitual de entre 30-40 días, por norma general.

Dejar comentario

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí