El verano, la estación perfecta para prevenir las goteras

El verano ya ha llegado. Ahora es tiempo de disfrutar del buen tiempo, las vacaciones y planes con familiares y amigos. Sin embargo, el verano también es la época perfecta para prevenir los problemas de humedades y filtraciones que aparecen en otoño.

Existe un refrán que indica que “más vale prevenir que curar”. Por ello, para evitar uno de los males más temidos con la llegada de la temporada de las lluvias, el verano es la mejor época del año para preparar tu casa para la llegada del frío.

Si de reparaciones en el hogar se trata, el verano es el momento ideal. De hecho, los meses de junio a septiembre son la mejor época para prevenir futuras goteras y, con ellas, todas las consecuencias que acarreen. ¿Por qué? Porque el clima seco y caluroso es ideal para el mantenimiento regular del techo y el reemplazo de las partes dañadas.

La importancia de no tener goteras

Por si no lo sabías, las goteras u otros daños similares en los techos, pueden causar daños colaterales, incluida una fuga de agua mal canalizada que podría erosionar la base de la vivienda. El agua estancada en el techo también puede causar flacidez y fugas, e incluso daños en la pintura de las paredes exteriores de tu hogar.

Con el tiempo, esto podría convertirse en un problema muy costoso. Por no hablar de los dolores de cabeza y preocupación que podría causarte realizar una alta inversión de dinero en algo que pudo haber sido perfectamente prevenible.

Es momento de darle al techo el cuidado que merece. Siendo el encargado primordial de proteger vuestra vivienda de los elementos naturales, además de mantener la comodidad y seguridad de la familia. Lo lógico sería que se estableciera un presupuesto para su cuidado y conservación, antes de que llegue la temporada de invierno.

Si aún necesitas otro motivo, durante el verano los costes suelen abaratarse, tanto a nivel de materiales como de mano de obra. Eso sí, debes asegurarte de contactar con la empresa de reparaciones con tiempo. La demanda de trabajo que manejan durante esas fechas es alta y suelen tener las agendas copadas.

Esperar a invierno, demasiado tarde

La lluvia, el frío, la nieve, el hielo y el resto de fenómenos atmosféricos adversos en los meses de invierno dificultan, e incluso imposibilitan el trabajo en el techo. Especialmente cuando se trata de un reemplazo completo del techo o de una buena parte del mismo.

Entre otras cosas, los selladores no logran adherirse de manera correcta y, por tanto, no funcionan eficazmente en el invierno. Por este motivo, los especialistas recomiendan que las reparaciones se realicen durante los meses de verano. Eso sí, en caso de emergencia es posible realizar ciertas reparaciones, pero con el riesgo de que no funcionen al 100%.

No pospongas la reparación de tu techo

Un error común que solemos cometer es dejar todo para el último momento. Esto quiere decir que esperamos hasta que el techo esté en graves condiciones antes de procurar repararlo.

Tal y como lo hemos dicho, las goteras y otros problemas, pueden ocasionar daños colaterales en el resto de la estructura de su casa, e incluso en los muebles u objetos que hay dentro de ella.

La reparación del techo significa invertir dinero, pero también aumenta el valor de la propiedad, evita daños secundarios y le brinda bienestar.

Aprovecha el verano para reparar el techo de tu hogar

Ya sea que necesites reparaciones menores del techo o un reemplazo completo, la recomendación es contactar siempre con expertos en la materia. A la hora de realizar la prevención de goteras en tu casa este verano, busca empresas que pongan a su disposición a un personal altamente cualificado para llevar a cabo tus reparaciones.

Si quieres contar con un servicio especializado, en webs como lemara.es podrás encontrar el servicio de calidad que necesitas para evitar contratiempos cuando llegue el frío.

Disfruta del verano y refréscate, pero no descuides tu casa.

Compartir

Dejar comentario

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí