El Psoe atrapado en su particular “día de la marmota”

831
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias reunidos antes de su dimisión

La vuelta de Pedro Sánchez, tras ganar las primarias socialistas y ser ratificado en el último Congreso, se está convirtiendo en un nuevo ciclo en la política española, que bién se podía denominar como “el día de la marmota”.

Sánchez ha vuelto con más energía, avalado por las bases socialistas, que le han vuelto a dar la secretaría general en un movimiento de protesta contra el poder establecido de la Gestora, que le obligó a dimitir ante las intenciones de pactar con Podemos.

Ahora todos se esfuerzan en lanzar a los medios un mensaje de unidad de todos los socialistas en torno al Secretario General, que ya ha demostrado con los que no cuenta, dejándolos fuera de los comités y órganos de decisión del partido.

Sobre todo el sector de Susana Díaz, su gran rival en las primarias, ha quedado al margen de todo, ni siquiera quisieron estar en las votaciones finales del Congreso.

Todo esto es un síntoma de que la crisis en el Psoe se ha cerrado en falso. La proclamada unidad es de ‘boquilla’ y el sector más conservador o tradicional del partido está esperando acontecimientos, sobre todo pendientes de los resultados de las próximas elecciones generales, donde se verá el calado del giro a la izquierda que quiere imponer Sánchez.

Como si del “día de la marmota” se tratara, volvemos a escuchar los mismos argumentos del lider socialista. “No es No”, “el objetivo es derribar al gobierno de Rajoy”, “España necesita un presidente del gobierno honesto”.

Su obsesión por llegar a la Moncloa, como sea y sin esperar a los próximos comicios, le hacen perder de vista la realidad de la situación política en nuestro país y hasta la de su propio partido.

El Psoe necesita recuperar la confianza de los más de tres millones de votantes moderados que ha perdido y no parece que con el acercamiento a las posiciones radicales defendidas por el partido de Pablo Iglesias, lo consigan.

La falta de posiciones claras en temas de estado, como Cataluña o el Tratado de Libre Comercio con Canada, no hacen más que evidenciar el “tacticismo” en el que se mueve Pedro Sánchez, tratando de captar adeptos en las filas populistas.

Dificil lo va a tener el reelegido secretario general del Psoe, si quiere recuperar votos en las filas moradas, porque el ciudadano que apoya esa opción política prefiere ‘la formula original’ a la copia.

La solución pasa por recuperar el espacio moderado social demócrata y con sentido de estado que es su ‘fórmula original’, utilizando su fortaleza en el Parlamento, como primer partido de la oposición, para cambiar leyes que mejoren la vida social y laboral de los ciudadanos.

Mientras tanto seguiremos siendo observadores del particular “día de la marmota” de Pedro Sánchez.

Publicidadbanner-Montakit-750