“El guardián invisible” rechaza las declaraciones de su actriz Miren Gaztañaga

66
Miren Gaztañaga en una secuencia del programa polémico de la ETB
Publicidadbanner-Montakit-750

(EFE).- El equipo de la película “El guardián invisible”, estrenada el pasado viernes, se ha desvinculado “por completo” de las declaraciones de una de sus actrices, Miren Gaztañaga, que en un programa de ETB califica a los españoles de “catetos”, y “rechaza” y “deplora” la “falta de respeto”.

La intervención de Gaztañaga, que interpreta en el programa de ETB “Euskalduna naiz, eta zu” a una mujer que dice que los españoles son “un poco atrasados” y “catetos”, ha provocado una campaña en Twitter en la que se anima a los usuarios de la red social a hacer “lo mismo” que con “La reina de España”, de Fernando Trueba, es decir “no ir a verla”.

La película ha logrado en su primer fin de semana en cartelera 1,2 millones de euros de recaudación, solo por detrás de “Logan” (2,2 millones) y “Es por tu bien” (1,4 millones).

Hoy, el director del filme, Fernando González Molina, la autora del libro, Dolores Redondo, la protagonista, Marta Etura, y las productoras, es decir, Atresmedia Cine, Nostromo Pictures y DeAPlaneta, aseguran en un comunicado que “deploran y rechazan” por completo “cualquier insulto y falta de respeto a los ciudadanos españoles”.

“Su participación -la de Gaztañaga- en dicho programa no tiene ni relación ni vinculación con la película dado que su contratación para trabajar en la misma tuvo lugar hace más de un año”.

“Asimismo, deseamos aclarar que la protagonista de ‘El guardián invisible’ es Marta Etura y que la participación de Miren Gaztañaga en la película es en calidad de secundaria -la madre de Amaia Salazar- y su presencia en el largometraje es mínima”.

Varios usuarios en Twitter, donde la polémica es tema del momento, comentan que no irán a ver la película y desean que tenga “el mismo éxito” de la de Trueba, que recaudó poco más de un millón de euros tras una inversión de más de 11 millones.

A Trueba le acusaron de “antipatriota” por haber dicho, según él precisó posteriormente en varias ocasiones “en tono irónico”, que nunca se había sentido español.

Compartir