Dos casos de Aspergillus obligan a cerrar la UCI del hospital de Fuenlabrada

Los pacientes de la UCI son trasladados temporalmente al área de Reanimación y podrán ser derivados a hospitales cercanos.

22230
Imagen de la UCI del Hospital de Fuenlabrada
  • El Hospital de Fuenlabrada ha comenzado a realizar una higienización y controles biológicos exhaustivos de la UCI ante la detección de dos casos de Aspergillus

El Hospital de Fuenlabrada va a proceder a la higienización y controles biológicos exhaustivos de la Unidad de Cuidados Intensivos de adultos del centro siguiendo el protocolo establecido por el servicio de Medicina Preventiva del hospital ante la detección de dos casos de pacientes afectados por Aspergillus, y otros dos casos sospechosos en estudio, según informan los responsables del centro.

Los pacientes han sido trasladados temporalmente al área de Reanimación del centro, donde seguirán recibiendo la atención que requieren, hasta que los expertos determinen la vuelta al uso de las instalaciones de la UCI.

La Dirección del centro ha informado, además de a pacientes y familiares, a los diferentes Servicios del centro y al Comité de Empresa.

Asimismo, en coordinación con el Servicio Madrileño de Salud, se ha informado de la situación al SUMMA 112 y los hospitales adyacentes para la derivación temporal de pacientes que requieran UCI a otros centros hospitalarios cercanos.

La detección de este hongo y de los pacientes afectados, ha sido posible por los controles mensuales que se realizan en la UCI.

¿Qué es el Aspergillus?

El hongo Aspergillus

El Aspergillus es un hongo filamentoso saprofito cuyo hábitat natural es el suelo donde suele desarrollarse sobre la materia en descomposición. Desempeña un papel esencial en la degradación de la materia orgánica y es uno de los hongos más abundantes en la naturaleza. Se puede encontrar en varios lugares incluidos hospitales, suelo, vegetación en descomposición, material de construcción, polvo doméstico, etc.

Las obras son uno de los riegos conocidos en los hospitales que se relaciona con el aspergillus. El producir y remover escombros, o el mover tierras, aumenta la concentración de esporas en el aire. Si de allí el hongo alcanza los sistemas de conducción de aire, el problema puede extenderse por el edificio.

En el año 2007 este hongo microscópico, el aspergillus, se relacionó con cuatro muertes y afectando a siete personas más en el hospital Príncipe de Asturias, de Alcalá de Henares.

Infecciones que puede producir

Algunas de las diversas infecciones que puede causar el hongo Aspergillus, que en algunos pacientes con bajas defensas puede ser grave y causar la muerte:

Onicomicosis: infección de las uñas. No suele ser demasiado frecuente pero especies como A. fumigatus y A. versicolor pueden afectar a uñas distróficas, dando lugar a hiperqueratosis y a un cambio de coloración en las mismas.

Otomicosis: infección de oído producida principalmente por A. niger y A. fumigatus. Puede aparecer prurito local y vértigo con eliminación de cerumen rico en masas de micelio.

Sinusitis alérgica: se caracteriza por presentar un moco rico en eosinófilos que ocupan los senos paranasales.

Aspergilosis broncopulmonar alérgica: Su causa principal es la inhalación de conidias e hifas de Aspergillus. La persona afectada suele presentar eosinofilia, infiltrados pulmonares hemorrágicos, bronquiectasias centrales y una prueba positiva para Aspergillus. En casos crónicos puede aparecer fibrosis pulmonar con pérdida gradual de la función pulmonar.

Aspergilomas: se produce por la colonización previa de cavidades (tuberculosis, sarcoidosis, histoplasmosis o broquiectasias) por Aspergillus. Pueden ser asintomáticos o cursar con hemoptisis (expectoración de sangre proveniente de los pulmones o los bronquios), sobreinfección bacteriana o invasión tisular.

Aspergilosis pulmonar invasiva: En los últimos años la incidencia de aspergilomas ha disminuido mientras que la aspergilosis pulmonar invasiva (API) ha ido en aumento. Es más habitual en pacientes con leucemia y en trasplantados de órgano sólido. Las manifestaciones clínicas suelen comenzar con la aparición de fiebre seguida de dolor torácico, tos, taquipnea (aumento de la frecuencia respiratoria por encima de los valores normales) o hemoptisis.

Aspergilosis pulmonar necrosante crónica: Suele afectar en mayor medida a ancianos con enfermedades pulmonares previas. Tiene un curso lento (meses o años) con aparición de infiltrados en los lóbulos superiores, fibrosis y cavitaciones. Aunque no suele causar complicaciones pueden llegar a producirse neumotórax, aspergilomas o aspergilosis pulmonar invasiva.

Sinusitis: La rinosinusitis aguda afecta en mayor medida a pacientes muy inmunodeprimidos, mientras que la crónica puede aparecer en pacientes inmunocompetentes.

Publicidadbanner-Montakit-750