Donar un piso: en qué consiste y cuáles son sus ventajas

Consejos sobre la donación de inmuebles

Cuando se dona una vivienda, previamente se ha establecido un acuerdo voluntario por el cual el propietario otorga su inmueble de manera gratuita a los próximos dueños. Esto implica que quienes reciben el piso no deberán pagarle nada al donante, solo tendrán que invertir en los impuestos que implique llevar a cabo dicha transacción.

Si se desea tomar esta decisión es importante conocer cuánto se paga por una donación de vivienda, ya que una de las razones por las cuales muchos propietarios no optan por este método se debe a que puede resultar más costoso que llevar a cabo los trámites de una herencia o una venta convencional, siendo una de estas sus posibles desventajas.

¿Por qué se dona un inmueble?

A pesar de que donar puede ser más caro que otras opciones, esto no quiere decir que no sea una opción conveniente, pues dependerá de cada caso específico.

Sin embargo, sí es posible establecer una serie de ventajas generales que tiene el hecho de realizar una donación inmobiliaria:

Derecho al usufructo vitalicio

La principal ventaja de donar la vivienda es que el propietario goza de lo que se conoce como usufructo vitalicio, lo que quiere decir que el dueño puede disponer como desee de su piso hasta el momento de su fallecimiento.

Esto no impide realizar las diferentes gestiones legales para que el inmueble quede a nombre del sucesor.

Bonificaciones

Cuando se opta por la donación, pueden existir bonificaciones en cuanto al impuesto. Por ejemplo, Madrid otorga bonificaciones hasta del 99% de los impuestos en cuanto a la cuota marginal; esto ocurre si se trata de una donación directa de los padres hacia los hijos.

Es importante agregar que las únicas Comunidades Autónomas que aceptan estas bonificaciones son Castilla, Madrid, Murcia, La Mancha, Baleares y Canarias.

Puede ser reversible

Para que una donación sea reversible es necesario estipularlo en el documento a firmar, en el cual se establecen las condiciones bajo las que deben regirse aquellos que serán los nuevos propietarios.

En el caso de que no se cumplan las condiciones exigidas, el derecho a la propiedad puede ser revocado.

Compromisos fiscales en la donación de inmuebles

No todo son ventajas en la donación de una vivienda. También es importante conocer los impuestos más relevantes a los que deben responder tanto el donante como el beneficiario:

IRPF

En la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) de quien otorga el inmueble debe aparecer la cesión del mismo, indicando el valor del bien al momento de la primera adquisición y su precio según el mercado al momento de donarlo.

En caso de que la diferencia entre ambos valores sea positiva, el valor del tributo está entre el 19 y el 23 %. La ventaja es que este impuesto puede pagarse de forma escalonada.

Hay algunas condiciones que favorecen una cantidad menor en la declaración: si la donación se ha hecho sobre el inmueble en el que el donante habita, si esta vivienda tiene más de 25 años desde su construcción y si el donante cuenta con más de 65 años de edad.

Impuesto de Sucesiones y Donaciones

Este debe ser pagado por quien recibe el inmueble. Existe una legislación especial ajustada al Impuesto de Sucesiones y Donaciones, que contempla las acciones legales que corresponden al acto de donar. Sin embargo, cada Comunidad Autónoma tiene la potestad de incluir deducciones o bonificaciones, siempre enmarcadas en la Ley anteriormente señalada.

Por ende, su valor ha sido determinado de manera muy irregular en todo el territorio por las diferentes Comunidades Autónomas, por lo que su valor dependerá de la ubicación del bien en cuestión.

Por ejemplo, como se mencionó antes, en Madrid está contemplada una bonificación sobre este impuesto que alcanza el 99 %, esto en caso de que se haga de padres a hijos. Este impuesto se paga máximo 30 días después de haber realizado la transacción.

Plusvalía

Su nombre legal es Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana. En este caso se considera el valor del suelo de la vivienda según la zona en la que esta se encuentre.

En el caso de la plusvalía, la Ley aún no contempla bonificaciones asociadas a la donación de inmuebles, por lo que es un impuesto que debe pagarse en su totalidad.

Donar un piso puede ser una opción conveniente y tranquilizadora: a la par que ofrece bonificaciones especiales en cuanto a tributos, el donante tendrá en vida la certeza de que su bien se ha dispuesto según sus voluntades. Es tarea del donante analizar cada ventaja y relacionarla con su caso en particular.

Dejar comentario

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí