Diego Cervero: “Quiero dejar mi huella en Fuenlabrada”

108
Diego Cervero atiende a los medios tras el partido ante la UD Logroñés | Foto: Dani Nieto
Publicidadbanner-Montakit-750

El ‘Doctor Gol’ lleva dos goles en dos partidos con el equipo azulón. Médico “de vocación” y futbolista ejemplar, repasó tras la victoria ante la UD Logroñés sus primeros días con la camiseta azulona. “No quiero vivir de recuerdos ni del pasado. Sé lo que fui, pero aquí hay que demostrarlo cada día”, reconoce uno de los mitos del Oviedo.


Ezequiel Costa | 29/8/2016

Diego Cervero fue uno de los fichajes de relumbrón del verano para el CF Fuenlabrada. A los 33 años, el delantero ovetense llega al Fernando Torres con la intención de prolongar una carrera cargada de goles y momentos emotivos, sobretodo en con ‘su’ Oviedo. Pese a no haber jugado nunca en Primera, en el Carlos Tartiere el atacante es mitificado hasta el extremo, el ‘jugador-hincha’ que se ganó el cariño de todos defendiendo la camiseta carbayona como nadie, dando luz y vida en tiempos oscuros para el ‘oviedismo’. Tres ascensos (dos  a Segunda B y uno a Segunda), goles por doquier, carácter y sentimiento otorgaron a Cervero un sitio único en la memoria colectiva de la afición azul.

Asimismo, el ariete asturiano también es ídolo entre los simpatizantes de la Unión Deportiva Logroñés, donde convirtió 53 tantos en tres temporadas, reafirmándose con merecimiento el apodo de ‘Doctor Gol’, y es que Diego Cervero culminó su carrera de Medicina en siete años, y sigue especializándose para ejercer como traumatólogo cuando decida colgar las botas.

Por lo pronto, Cervero va cumpliendo con goles en Fuenlabrada: dos en dos partidos, uno en el debut en Getxo y, este domingo, otro ante la UD Logroñés. A la finalización del triunfo del conjunto azulón, el ‘9’ ovetense atendió a los medios de comunicación.

Diego Cervero en el once inicial frente al Logroñés | Foto: Julián Domínguez
Diego Cervero en el once inicial frente al Logroñés | Foto: Julián Domínguez

Respecto a la primera victoria de la temporada, el asturiano valoró: “Teníamos ganas después de los del otro día. El partido ha estado marcado por el fuerte calor. Empezamos y nos meten un golazo. Estuvimos un poco tocados del minuto 10 al 20, y luego hicimos mejor las cosas, con el tiro al palo de Dioni y el tiro de Iribas. Acabamos la primera parte con buenas sensaciones. Después llega el gol mío, y otras ocasiones, de Dioni, de Abel Molinero, del Guaje (Álvarez). Luego entró el penalti. Sinceramente, creo que fuimos justos vencedores en un partido típico de Segunda B, contra un muy buen equipo como el Logroñés, que está muy trabajado. En esta categoría hay que hacerse fuertes en casa. Es bonito empezar a sumar. Hace 30 meses que no jugaba dos partidos seguidos de titular, y no estando lesionado. Esto nos tiene que servir para dar confianza a todos. Hoy hemos dado un paso para ‘hacer equipo’, que es muy importante”.

Pese a haber jugado, y con notable éxito en la UD Logroñés -dos Pichichis en Segunda B-, Cervero comentó: “No te voy a mentir: ni me acordé que tenía enfrente al Logroñés porque íbamos perdiendo, por el calor acuciante que hacía. Tenía muchas ganas porque yo salí de mi casa, vengo aquí nuevo con toda la ilusión del mundo. Marcar ante tu gente, en tu estadio, te da mucha confianza. El otro día había marcado pero no había servido para nada. Para un delantero es bueno marcar, pero el que me conoce sabe que pienso que siempre el equipo está por encima de todo. Yo aquí vengo a intentar que el equipo vaya para arriba y no para triunfar yo solo”.

Para esta campaña el Fuenlabrada contrató a tres delanteros contrastados, Cervero, el malagueño Dioni, y el también asturiano Carlos Álvarez. “Muy bien. Tenemos muchos amigos en común. Con Dioni también tengo mucha química. Vivimos un ascenso. El llegó en enero, y lo acogí con mucho cariño, y vivimos un ascenso juntos (en Oviedo). Yo estoy encantando con el equipo y con los delanteros. Pipa, un chaval que el otro día debutó, aporta”, señaló Cervero.

Si bien la presencia de aficionados en el estadio Fernando Torres cada vez es más números, el contraste con una masa social como la del Oviedo -un histórico de Primera División- es evidente. Sin embargo, Diego Cervero valora su presente: “Soy ovetense y soy oviedista de toda la vida, pero yo sé de dónde vengo. Tengo los pies en el suelo. Yo aquí valoro otras cosas. Quedé gratamente sorprendido con el club. Yo estoy encantado. Los que vinieron han apoyado. Yo vengo del barro, de Tercera División, y jugué en muchos estadios peores que éste, y este estadio está por encima de la media”.

Consultado por si podría alcanzar la cifra de goles que anotó en su trienio en Logroño, Cervero prefiere centrarse sólo en el presente, aunque destaca su gratitud con la entidad riojana: “Fueron 53 goles, y muy contento. Yo siempre lo digo, que a mí Logroño me recuperó para el fútbol. Yo, con 25 años, estuve a punto de dejar el fútbol. Ellos me dieron una oportunidad durante tres años. Siempre estaré muy agradecido. Ellos saben que una parte de mi corazón está en Logroño. Ahora vengo a un proyecto nuevo, y no hubo presentación ni nada porque yo quiero demostrar en el campo. No quiero vivir de recuerdos ni del pasado. Sé lo que fui, pero aquí hay que demostrarlo cada día en los entrenamientos, todos los días con los compañeros en el vestuario, siendo ejemplar fuera del campo, y en el campo dejándolo todo, y marcando goles. Tengo que ir poco a poco. La gente que me conoce sabe que lo doy todo. El día que me marche, más tarde que pronto, quiero hacerlo dejando mi huella en Fuenlabrada”.

Por último, el próximo domingo el Fuenlabrada visitará al Sanse en el Nuevo Matapiñonera. “Un rival de Madrid, que acaba de subir, que ganó en casa, campo sintético, mucho calor… es dificilísimo. Ya estamos con la alerta de lo que nos pasó el otro día en Gobela. Sabemos que fuera de casa no podemos jugar igual que aquí, pero intentaremos ganar”, concluyó Diego Cervero.