Publicidadbanner-Montakit-750

Esta niña(5) que juega con mis gafas de sol se llama Soa’ad (5). Junto a su madre, sus dos hermanos y su abuela, abandonó Siria después del comienzo de la guerra. Reciben una ayuda económica mínima en forma de cupón de ACNUR y del Programa Mundial de Alimentos (WFP, por sus siglas en inglés) que no les permite costearse los mínimos necesarios para una vida “medianamente digna”.

Como la gran mayoría de los refugiados sirios en Jordania, su madre (25) no tiene permiso de trabajo y se ve obligada a vender de manera “irregular” para poder sobrevivir. Ni Soa’ad ni sus hermanos van a la escuela (no pueden permitírselo) y pasan el día en la calle con su madre (mientras ésta intenta vender pañuelos) o cuidando de su abuela en casa (la cuál se encuentra muy enferma).

El 20 de junio conmemora el Día Mundial del Refugiado como expresión de solidaridad, sensibilidad y responsabilidad. Cada diez minutos una persona en el mundo se convierte en refugiada. Las guerras han desarraigado más personas en el mundo que en cualquier momento de la historia del ACNUR.

La cifra alcanza un record histórico: 67,75 millones de personas se encuentran desplazadas de sus hogares, 40 millones de personas se hallan desplazadas dentro de las fronteras de sus propios países y casi 23 millones de personas buscan seguridad en fronteras internacionales.

Las guerras han forzado a estas personas a abandonar sus países natales, las persecuciones y la violencia hacen que la desesperación les lleve a buscar refugio en otros países. La guerra de Siria, que se encuentra en su sexto año, está generando el flujo de refugiados más grande de la actualidad. Según datos del ACNUR, 5,5 millones de personas son refugiadas y hay un total de 12 millones de desplazados.

¿Qué es el ACNUR?

ACNUR es la agencia de la ONU para los Refugiados que fue creada para dar protección a los refugiados europeos desplazados a causa de la segunda guerra mundial (1950). En 1951, se creó la Convención sobre el estatuto de los Refugiados. Inicialmente, la agencia fue creada con un mandato de 3 años, sin embargo, la revolución húngara desvaneció todas las expectativas de disolverla.

Las crisis africana, asiática, latinoamericana y nuevamente Europea, perpetuaron el rol de la agencia hasta la actualidad. Dado que la Convención sólo protegía a los refugiados de la segunda guerra mundial, en 1967 se creó el Protocolo sobre el estatuto de los Refugiados, que modificó las restricciones geográficas y temporales para dar mayor cobertura a todos los refugiados del mundo. A fecha de hoy, 145 Estados son Parte de la Convención de 1951 y 146 del Protocolo de 1967 (España es parte de ambas).

España, como estado parte de la Convención y el Protocolo, tiene la obligación de cumplir las disposiciones dictadas por ambos tratados. El ACNUR se encarga de vigilar que los países den protección y asilo a los refugiados, y no les sometan a devoluciones forzosas a países donde sus vidas podrían estar en peligro.

Ambas partes trabajan conjuntamente para ayudar a los refugiados a rehacer sus vidas, ya sea a través de su integración en el país de primer asilo, su repatriación voluntaria a sus países de origen, o a través del reasentamiento en un tercer país. ¿Qué significa todo esto? España, al ser estado parte, acoge refugiados como país de asilo.

Si la situación mejorase en Siria y los refugiados deseasen volver, serían repatriados. Algunos países no son estados parte de la Convención (como por ejemplo Jordania) pero aceptan refugiados temporalmente hasta que sean reasentados en un tercer país (un país que haya ratificado la Convención como España).

Pero ACNUR no sólo da protección a refugiados sino también a personas apátridas (personas no reconocidas por ningún país como ciudadano). Aunque, los apátridas están ‘protegidos’ por la Convención sobre el estatuto de los Apátridas de 1954 y la Convención para reducir los casos de Apatridia de 1961, ACNUR es la agencia encargada de dicha protección. Según datos del ACNUR, 10 millones de personas carecen de ningún vínculo jurídico con un país. ¿Cómo puede alguien no tener una nacionalidad? Existen diversos motivos para ello: la privación arbitraria de la nacionalidad por parte del gobierno, la transferencia del territorio o la soberanía, o el hecho de ser descendiente de un padre apátrida, son algunos de los motivos por los cuales una persona se puede encontrar sin vínculo legal ni protección por parte de ninguna estado en el mundo.

Alrededor de 50.000 palestinos que viven en la Franja de Gaza no tienen ningún vínculo legal con ningún país. Sus DNIs, expedidos por el antiguo gobierno de Hamas, no son reconocidos por el gobierno de Israel (gobierno que ocupa los Territorios Palestinos) y el documento que tienen les califica de “apátridas” sin identificarles de ninguna manera legal. ¿Qué significa esto? Que ningún país los reconoce como ciudadanos o nacionales y no tienen la obligación de proveerles derechos, protección o seguridad, y eso conlleva a que los hijos de apátridas hereden su apatridia.

En 2001, la Asamblea General de Naciones Unidas designó el 20 de Junio como el día Mundial del Refugiado, para recordar a millones de personas desarraigadas en todo el mundo. En 2016, durante la Cumbre sobre refugiados y migrantes, líderes de todo el mundo acordaron el Pacto Mundial sobre los refugiados y los migrantes en 2018 donde se espera que toda la sociedad muestre su solidaridad #ConLosRefugiados.

En 2014, el ACNUR lanzó la campaña #IBelong (#yopertenezco) para la erradicación de la apatridia hasta el año 2024. ACNUR ha lanzado una campaña solicitando a los ciudadanos posicionarse #ConLosRefugiados. El llamamiento a los gobiernos solicita que mantenga su promesa de proteger a los refugiados, garantizar el acceso de niños refugiados a la educación, un lugar seguro donde vivir y el derecho a trabajar (la petición se puede firmar en www.acnur.org/conlosrefugiados).

Hoy, en el día Mundial de Refugiado, pido empatía a la población mundial. Nosotrosfuimos refugiados a causa de la guerra civil y gracias a los países de acogida, muchos de nosotros estamos hoy aquí gracias a que nuestros abuelos tuvieron la oportunidad de vivir una vida digna. ¿Acaso no todos tenemos derecho a eso? ¿Es que nuestras vidas valen más que las de esos pobres niños que huyen de la guerra? Esos niños no han elegido ni nacer allí ni sufrir una guerra creada por intereses geopolíticos.

España, tiene la obligación legal de dar asilo a los refugiados y moral, ya que con la venta de armas contribuye al mantenimiento de la guerra. ¿Tienes un Apple, un iPhone o un iPad? Pues dejadme que os cuente algo: EEUU acogió a la familia de Steve Jobs como refugiados, él era un refugiado y si no era por esa oportunidad, hoy no tendríais ninguno de esos aparatos electrónicos.

Antes de “echar a los refugiados” de nuestro país solicita a tu gobierno que deje de vender armas a las facciones que luchan en el terreno y así, ningún refugiado más tendrá que verse obligado a abandonar su país, por creedme, un refugiado querría tener vuestros problemas.

Nueva gasolinera en Fuenlabrada