Detenidos por estafar a personas mayores en Fuenlabrada

Se hacían pasar por empleados de una empresa de suministro eléctrico. Solían buscar como víctimas a personas de edad a las que embaucaban para conseguir datos personales y bancarios a través de facturas de la luz.

Agentes de la Policía Nacional de Fuenlabrada han detenidos a dos personas por estafar presuntamente a mayores

Agentes de la Policía Nacional de Fuenlabrada han detenido a una mujer y aun varón que  se hacían pasar por empleados de una empresa de suministro eléctrico como presuntos autores de un delito de estafa y de falsedad documental.

Se hacían pasar por empleados de una empresa de suministro eléctrico buscan do como víctimas a personas de edad, a las que conseguían embaucar para que les facilitaran sus datos personales y bancarios pidiéndoles alguna factura de la luz. La detención fue practicada cuando los presuntos autores acudieron a una entidad bancaria para retirar parte del dinero estafado.

La investigación se inició a primeros de abril gracias a la colaboración de distintas entidades bancarias, los agentes investigadores consiguieron determinar que los detenidos visitaron el domicilio de una mujer de 76 años a la que ofrecieron un ventajoso servicio en el suministro de luz tras hacerse pasar por empleados de una empresa de suministro eléctrico.

Una vez que convencieron a la víctima para que contratara los servicios ofertados, la embaucaron para que facilitara los últimos recibos de la luz y así obtener todos sus datos personales y bancarios, sustrayendo además una tarjeta de crédito.

Los detenidos consiguieron retirar más de 25.000 euros de la cuenta de la víctima y solicitaron a su nombre un préstamo personal por 12.000 euros. Posteriores investigaciones determinaron que la línea telefónica utilizada por los detenidos había sido dado de alta a nombre de terceras personas a las que también podrían haber estafado utilizando documentación sustraída.

1 Comentario

  1. Estos falsos empleados de empresa de suministro eléctrico ya pasaron por casa ( un joven ) y se fue enfadado por qué no se le abrió la puerta. Pasan muchas gente de ésta clase, lo mejor es no abrir la puerta.
    Con las compañías telefónicas igual, no paran de llamar a todas horas y ya cansan.

Dejar comentario

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí