“Del yo, I”

Burton Scully mirándose en el espejo

¿Al mirarnos en un espejo vamos cambiando recordando la última vez que nos percibimos en ese espejo? ¿Todo cambia, todo se transforma, las cosas de fuera y de dentro, las ideas de fuera y de dentro, las percepciones de fuera y de dentro…? ¿Cómo conocerse y habitarse en el yo y del yo sin caer en un egocentrismo sin medida…?

1. Sin una correcta concepción sobre el yo o la persona o la mismidad de uno, un ser humano puede cometer muchos errores conceptuales, pero también prácticos, teóricos y prácticos o de acción, de concepción y de actos.

2. ¿Qué somos, qué podemos ser, qué debemos ser?

3. Tener una concepción real y racional, o lo más real y racional posible de lo que somos y de lo que es cada individuo, es absolutamente necesario para poder montar, después todo el edificio de la existencia. Ciertamente esta concepción no es cosa de un día, ni de un año, sino que se va evolucionando y progresando a lo largo del tiempo… Para eso se necesitan concepciones y conceptos y teorías correctos y verdaderos, o lo más correctos y verdaderos posibles, y conductas y prácticas existenciales lo más correctas posibles…

4. ¿El yo, es solo lo que piensas, lo que sientes, lo que sueñas, lo que crees, lo que has tenido de vivencias, lo que has realizado, lo que te han enseñado? ¿Tu yo, es tu sociedad o tu cultura o tu época, o tu interrelación entre tu yo y tu sociedad y tu cultura, o es solo tu cuerpo o tu mente-cerebro o tu alma-espíritu, si admites tener esta realidad…? ¿O una combinación de todo ello, y de otras variables…?

5. ¿Qué somos, lo que pensamos que somos, lo que deseamos que somos, lo que sentimos que somos, lo que hablamos que somos, o una combinación de todos esos niveles? ¿Pero cómo podemos descubrir lo que somos y lo que somos-estamos…?

6. Podemos inducir que cada saber o ciencia nos dice algo de lo que somos. Diríamos que tendríamos que saber-conocer, al menos los fundamentos esenciales de esos saberes, y después recomponer un poco lo que somos.

7. Todo el mundo habla del yo y de su yo. Pero hay que plantearse si sabemos lo que es el yo y nuestro yo.

No negamos que conozcamos algo del yo, de nuestro yo, pero cuánto y en qué grado de verdad conocemos algo de nuestro yo.

8. ¿Lo que hemos hecho, lo que hemos sentido, lo que hemos hablado, lo que hemos deseado es parte de nuestro yo, o solo es diríamos acciones de nuestro yo, y nuestro yo, es algo de lo que hacemos o sentimos, pero es algo que es distinto a lo que hacemos o decimos o sentimos?

9. ¿Tenemos valor para enfrentarnos a los deseos y pasiones y sentimientos y actos y palabras más profundas o más de dentro que surgen de nosotros, y examinarlas de forma correcta y adecuada, a la luz de los saberes ortodoxos y más verdaderos, y a la luz de las éticas y morales más correctas y adecuadas…?

10. Sin una ética y moralidad correcta, a nivel teórico, y a nivel práctico, el ser humano se pierde a sí mismo… Una ética y moralidad correcta, es necesario para entenderse-conocerse-comprenderse de forma correcta y adecuada.

Publicidadbanner-Montakit-750

Dejar comentario

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí