Cristiano debe asumir su responsabilidad y pedir explicaciones a su representante

148
Cristiano Ronaldo junto a su representante Jorge Mendes
Publicidad

El “bombazo informátivo” lo publicó el diario portugués A Bola, Cristiano Ronaldo está «indignado» por la investigación tributaria, por esa acusación de la Fiscalía española de fraude por valor de 14,7 millones.

La noticia se produce a raiz de una filtración interesada de Jorge Mendes, el agente del portugués, para implicar una reacción del Real Madrid asumiendo la multa que le va a caer a Cristiano, cercana a los 30 millones de euros.

El Real Madrid ha anunciado su posición, que se puede resumir en un “no nos vamos a volver locos”. “El club no va a retener a nadie contra su voluntad”, aclarando que desean la continuidad de Cristiano, incluso la necesitan, por motivos deportivos y publicitarios, pero no más de lo que el jugador necesita al Madrid para seguir ganando títulos que atraigan a las marcas comerciales que tan buenos réditos le dejan al jugador.

Está claro que toda la responsabilidad, presuntamente, es del ‘super agente’ Mendes, que tiene diseñada una estrategia de empresas en paraisos fiscales y que aconseja a sus jugadores fiscalmente, no solo Cristiano, también Pepe, James, Coentrao, Mou y Falcao que señaló recientemente ante un Juez a Mendes como el creador de los sistemas para defraudar o “pagar menos impuestos”.

Una estrategia creada por Mendes intentando que el club blanco se haga cargo, en última instancia, con una renegociación del contrato, de los costes del supuesto fraude fiscal.

El Real Madrid no es responsable, de hecho la investigación de Hacienda no le señala, tampoco se tiene que sentir corresponsable. El club se compromete a defender el honor del jugador, y en el último comunicado reafirmó su confianza en el jugador que “ha mostrado siempre una voluntad clara de cumplir con todas sus obligaciones fiscales”.

Pero todo en la vida tiene sus límites y el Madrid pone las fronteras en la propia imagen y la ética, “nuestro apoyo tiene límites”, han señalado.

Cristiano se equivoca al amenazar con marcharse de España y del Madrid, pensando que eso va a generar un movimiento de adhesión a su causa. Hasta los madridistas piensan que si ha defraudado a la hacienda española debe pasar por caja y regularizar su situación fiscal.

Y si finalmente decide marcharse, pues el club que lo quiera que pague la calusula de 180 millones que tiene firmada con el Madrid en su contrato que finaliza en 2021.

En vez de amenazar y presionar al club que le ha hecho más grande y más rico, debería pensar si seguir dejando que Jorge Mendes le lleve la administración de sus ingresos. Marcharse de España, además, no le exime de culpa, ni de pagar, si finalmente se demuestra que ha evadido impuestos.

Publicidadbanner-Montakit-750