Consejos para reclamar si no te dan una solución

215

Los consumidores tienen el derecho de reclamar por aquello que consideran que no se les ha dado, por eso cuando se da el caso comienza un proceso que se inicia con la hoja de reclamaciones y puede llegar a acabar en un juzgado. La Organización de Consumidores (OCU) aconseja seguir estos pasos:

Primero intenta llegar a un acuerdo amistoso con el vendedor, el suministrador de servicios o el responsable. Si no te ofrecen una solución pide la hoja de reclamaciones. Están obligados a facilitártela gratuitamente. Si no te la dan, llama a la Policía Local para que quede constancia del hecho. En el caso de que la empresa fuera online o no tiene un lugar físico al que acudir, llama a su servicio de atención al cliente. Si no se soluciona y quieres poner una reclamación, descárgate el impreso oficial a través de la página web de la Dirección General de Consumo de tu Comunidad Autónoma.

Rellena la hoja de reclamaciones. Expón de forma clara y concisa el motivo de tu queja, lo que solicitas y la fecha. El impreso es autocopiativo y consta de tres hojas. Una es para el establecimiento o reclamado, otra para la Administración y otra es para el consumidor. Así que fírmala y entrega la copia correspondiente al establecimiento reclamado.

Entrega el impreso correspondiente de manera presencial, telemática o por correo a la Oficina Municipal de Información del Consumidor (OIMC) o a la Dirección General de Consumo de tu Comunidad. Junto con fotocopias, no originales, de cualquier documento, presupuesto, contrato, factura o certificados de garantía que consideres importante como prueba del hecho.

Facilitar acuerdos. La Administración de Consumo correspondiente estudiará tu caso y tomará cartas en el asunto. Se pondrá en contacto con la empresa para facilitar llegar a un acuerdo. Si no lo consigue, la Administración comprobará si la empresa ha incumplido alguna normativa de consumo y si es el caso, abrirá expediente iniciando un procedimiento sancionador que suele acabar en una multa. Recuerda que solo poner la hoja de reclamaciones no garantiza que vayas a ser indemnizado.

Arbitraje de consumo. Si pasado un tiempo prudencial no hay respuesta, el siguiente paso es acudir a Arbitraje de Consumo. El arbitraje es gratuito y su fallo será vinculante, es decir que aquello que decida, equivaldrá a una sentencia judicial. Pero solo podrá hacerlo si la empresa reclamada está de acuerdo o está adherido a arbitraje. Por eso recomendamos que antes de comprar o contratar algún producto o servicio, consulta si está en la lista de establecimientos adheridos a arbitraje para evitar futuros problemas, aquí. Lo puedes saber gracias a su logotipo.

Acudir a la vía judicial. Si la empresa no acepta el arbitraje, porque no quiere ponerse de acuerdo o porque no está adherido a arbitraje y no quiere sumarse, el siguiente paso es acudir a la vía judicial con todos los gastos que eso supone. Ir a juicio suele ser lento y caro, pero si te compensa económicamente o tienes pruebas suficientes para ganar, no te rindas. Dependiendo de la indemnización que solicites la tramitación será diferente y los costes variarán.

Publicidadbanner-Montakit-750
Compartir

Dejar comentario

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí