La fábrica de Coca-Cola en Fuenlabrada vs las reclamaciones de sus trabajadores

El conflicto laboral de Coca-Cola Fuenlabrada con los trabajadores

Tras varios años de conflicto en el que los trabajadores de la planta de Fuenlabrada reclamaban a la dirección de la fábrica de Coca Cola cantidades adeudadas pendientes de pago, finalmente se ha llegado a un acuerdo entre empresa y trabajadores.

Desde el 2015, año en el que se produjo el cierre de las instalaciones para su posterior reapertura en el mes de Octubre de ese mismo año, los trabajadores venían demandando la regulación de complementos e indemnizaciones y el pago de conceptos como antigüedad, nocturnidad, cambio de categoría y el mantenimiento preventivo de línea.

Tal y como está indicado en los artículos 4.2.f y 29.1 recogidos en el Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores (TRLET) y aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo (B.O.E. del 29), se establece que “la liquidación y el pago del salario se harán puntual y documentalmente en la fecha y lugar convenidos o conforme a los usos y costumbres”.

En virtud de esto, si el pago del salario se produce fuera de término o como sucede en este caso en particular, o no se ha realizado, supone un incumplimiento empresarial  y una infracción muy grave en materia de relaciones laborales.

Fueron 148 las demandas individuales por cantidades impagadas que se presentaron tras la readmisión a la planta de Fuenlabrada de Coca Cola European Partners. Cabe aclarar que esta planta, a partir de 2015 dejó de funcionar como una fábrica y  fue convertida en un Centro de Operaciones Industriales y Logísticas (COIL).

Los trabajadores cobrarán lo adeudado desde Octubre de 2015

Aunque los trabajadores fueron readmitidos, siguieron adelante con las denuncias argumentando que les mantenían en un centro logístico donde no había trabajo, a la vez que ellos seguían sin cobrar lo que se les debía. Según se indicó desde el sindicato, la empresa no estaba interesada en  hacer de Fuenlabrada una  planta que funcione con un modelo mixto logístico y productivo, como el que plantean los trabajadores.

Debido a esto hubo varias denuncias hacia Coca-Cola European Partners con el claro objetivo de hacer cumplir lo dicho en las sentencias y en las cartas de readmisión que cada trabajador había recibido en su momento.

El pasado 13 de Marzo de 2018  finalmente se llegó a un acuerdo de conciliación entre la empresa y los representantes de los trabajadores. Esto se produjo antes de celebrarse la primera sesión del juicio que estaba previsto de realizar en los juzgados de Móstoles. En este acuerdo la empresa se comprometió a pagar lo adeudado entre el período que va de Octubre de 2015 a Enero de este año.

Aún quedan temas por cerrar

Ajustándose a lo dictado por los tribunales, la empresa procedió al pago de las cantidades que no se habían abonado desde la readmisión de los trabajadores, quienes volvieron a cobrar los salarios completos a partir de Marzo.

Aún se está a la espera del fallo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) sobre el recurso referente a la apertura de la empresa Coca Cola como un centro logístico y no productivo y sobre la modificación de las condiciones del trabajo.

Reclamaciones de cantidad

Cuando los empleadores no pagan los salarios o lo que le retribuyen al empleado es una suma menor que lo establecido legalmente, es posible que los trabajadores realicen una reclamación cantidad por el dinero adeudado.

Mediante esta demanda judicial se puede solicitar la cantidad adeudada más el 10% de interés anual moratorio laboral, sobre la cantidad correspondiente a los conceptos salariales de la nómina según se contempla en el artículo 29 del Estatuto de los Trabajadores. La reclamación de cantidad implica una protección frente a un posible despido como consecuencia de esta acción.

El trabajador  tiene derecho a solicitar este tipo de reclamaciones en el plazo de un año natural, aun incluso después de haber sido despedido, de que haya dimitido de sus funciones o después de que su contrato haya terminado. Todo esto siempre y cuando,  el trabajador no haya firmado un finiquito con efectos liberatorios, ya que firmarlo implica la pérdida del derecho a realizar la reclamación. Además se debe tener en cuenta que cada nómina  se computa como una deuda independiente, tal como lo indica el Estatuto de los Trabajadores.

1 Comentario

  1. Falta Justicia y Políticos con testosterona y ovarios por desgracia los Derechos Laborales se los han ido cargando Gobiernos Socialistas y Gobiernos de Derechas junto a la Patronal Española y los Sindicatos al rededor. Se lo están cargando todo, los Sindicatos son necesarios pero no se les deja respirar y claro los Trabajadores no se Afilian y si no hay Afiliación no hay dinero para mantener las estructuras ni con lo qué les aporta el Gobierno. Es triste que una Multinacional cómo Coca Cola se ria de sus Trabajadores y estos se sientan desamparados, la Justicia mal y tarde y la Empresa ara lo que quiera, no tenemos nada más que mirar desde 1.975 al día de hoy las Empresas qué teníamos en la zona sur y las qué nos quedan. Qué termine bien lo de Coca Cola por el Bien de sus Trabajadores.

Dejar comentario

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí