CF Fuenlabrada – Getafe B: Tres puntos de oro y un final sin sufrimiento

11
Publicidadbanner-Montakit-750

El C.F. Fuenlabrada se enfrentó al Getafe B en una mañana complicada por los efectos de la lluvia y ganó 2-0 con los goles de Tito y Jorge Ortiz. Primera parte muy disputada que pudo terminar 2-2, pero al descanso sólo valía el gol de Tito en el minuto 7. En el 80 pasó lo desconocido: el Fuenla sentenció el partido, cuando lo normal es sufrirlo, por medio de un golazo de Jorge Ortiz.

No se sabe si es que el conjunto vecino motiva al Fuenlabrada, pero ante el Getafe B se han producido los dos marcadores más abultados de los de Morientes en toda la temporada. Al 0-3 de la ida se suma este 2-0, siendo la segunda vez que el Fuenla gana por más de un gol y dejando la portería a cero.

Lo cierto es que un accidente y un exceso de confianza propician el primer tanto del Fuenla bajo el diluvio. Un saque largo de Isma Gil coincidió con el resbalón de uno de los centrales, mientras que el otro se confió con el bote. Jorge Ortiz, listo como siempre, había iniciado la carrera por si acaso, y encontró el tesoro. Se quedó con la pelota y vio como Tito entraba solo por el centro, le puso el balón y el resto es historia. Tito mostró temple para superar a Olmedo, hacer su primer gol de azulón y confirmar que responde a la confianza que se le da.

A partir de ahí el partido no tuvo un dominador muy claro sobre una pelota que escurría cada vez más y un césped que estaba cada vez más blando. Las imprecisiones se sucedían de uno y otro lado, y de ellas venían ocasiones como la que falló inexplicablemente Ian, la falta que paró Isma Gil o el barullo en el área getafense que, larguero mediante, no terminó en gol para el Fuenla de manera inexplicable.

Se llegaba al descanso con ocasiones suficientes para ambos y grandes actuaciones de varias personas. Ortiz, que baila bajo la lluvia casi tan bien como en seco. Rovirola, que fue de menos a más. Wanderson, que fue una combinación perfecta entre velocidad, habilidad y fuerza. Y Anuarbe, que fue menos lateral que nunca para vivir en el campo contrario.

La segunda mitad nos dejó un cambio instantáneo, una declaración de intenciones quizá. Borja Sánchez salió del campo después de jugar mermado y entró Borja Díaz. El mensaje estaba implícito: más pelota y nada de echarse atrás. El cambio no consiguió ninguna de las dos cosas con claridad, pues la lluvia arreció y era cada vez más difícil mover el balón. Lo pagaba un Fuenla que se adaptaba peor a ello que el Getafe B, y que veía como era difícil sacar el balón con cierto orden.

Morientes, como explicó después en rueda de prensa, vio que el rival podía generar problemas por el centro de la defensa y quitó a Tito para meter a San José y jugar con tres centrales. Un cambio defensivo que no vino mal y ayudó a cerrar espacios, aunque el filial getafense sólo tuvo dos ocasiones como tal en la segunda mitad.

Acosaba, pero no llegaba a rematar, mientras que el Fuenla también tuvo dos ocasiones muy claras que fueron un gol y medio. La primera fue de Dorian, que sustituyó a un Matas impreciso que busca volver a su mejor versión. Escorado en el área, probó con el tiro cruzado ante el portero y se le marchó cerca del palo. A la segunda ocasión ya no hubo fallo. Una buena recuperación del Fuenla en campo contrario (obra de Salvi, en un acto de fe que tuvo una recompensa perfecta) provocó superioridad en el ataque, con dos jugadores preparados y Ortiz con la pelota. Lo normal hubiese sido pasarla a Dorian, que estaba completamente solo, pero Ortiz se complicó y fue hacia dentro, hacia el centro de la frontal. Vio al portero adelantado y escogió la opción más difícil a la par que bonita: lanzar un disparo potente desde fuera del área por encima del portero. Máximo riesgo, gran belleza, premio al atrevimiento.

Y así terminó el encuentro poco después, con un partido en el que el Fuenlabrada volvió a dejar la portería a cero y confirma su tendencia al alza sumando cuatro partidos sin perder (victorias ante Arenas y Getafe B, y empates ante Toledo y Socuéllamos). Ahora tocan dos partidos lejos de casa, ante Mensajero y Guadalajara, que pueden significar mucho si se ganan…y si se pierden.

FICHA TÉCNICA

ÁRBITRO: José Caucelo Sauce. Con un arbitraje que no influyó demasiado en el juego, sí que queda en su debe la dificultad que mostró para sacar tarjetas ante la reincidencia de faltas. Uno de sus asistentes reaccionó tarde a varias jugadas, generando confusiones dentro y fuera del campo.

GOLES: 1-0 Tito, min.8; 2-0 Jorge Ortiz, min. 80

ONCE DEL C.F. FUENLABRADA: Ismael Gil, Anuarbe, Cabrera, Carrasco, Salvi, Rovirola, Tello, Borja Sánchez (Borja Díaz 46′), Tito (San José 77′), Jorge Ortiz, Matas (Dorian 62′)
ONCE DEL GETAFE B: Olmedo, Barahona, Juanjo, Carbonell, Carrillo (Miguel Ángel), Astray, Saura (Del Pozo 63′), Wanderson, Juan Hernández, Borja Galán, Ian (Miranda 78′)

Nueva gasolinera en Fuenlabrada