El auténtico garbanzo madrileño vuelve al mercado

Se espera recolectar 50.000 kilos en una decena de municipios de la Comunidad de Madrid.

1198
El garbanzo de Brunete volverá al cocido madrileño
Publicidadbanner-Montakit-750

La variedad autóctona de esta legumbre, la de Brunete, volverá a comercializarse en septiembre. Se espera recolectar 50.000 kilos en una decena de municipios de la región.

Hace cinco décadas que el auténtico garbanzo de cocido, la variedad de Brunete, dejó de cultivarse en la Comunidad de Madrid. Ahora se retoma el cultivo de esta variedad autóctona que volverá a comercializarse en el mes de septiembre. Se espera recolectar 50.000 kilos en una decena de municipios de la Comunidad.

Se trata de una noticia importante para el sector ya que el cocido madrileño no se preparaba con garbanzos autóctonos desde la década de los sesenta. En breve se podrá volver a hacer el cocido con auténtico garbanzo madrileño.

El Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrícola y Alimentario (Imidra) empezó en 1990 a conservar los diferentes tipos de garbanzos congelando las semillas. Gracias a esta iniciativa se ha logrado que el auténtico garbanzo madrileño, el de Brunete, vuelva a cultivarse y vaya a estar presente en unos meses en restaurantes y hogares.

En 2016, año en el que se retomó el cultivo de garbanzo de Brunete, de los 350 gramos de semilla que se plantaron sólo se obtuvieron 2 kilos y medio de garbanzos. Teniendo en cuenta que esto no es suficiente para cubrir todas la demanda del mercado, “se importa garbanzo de países como México, Estados Unidos o Argentina”, reconocen desde uno de los locales de referencia para disfrutar de este plato, Taberna de la Daniela.

Se importa a pesar de que España es el país de Europa que más garbanzos produce (61% del total) y que más consume. “Hasta septiembre no podremos comprar garbanzo de Brunete pero la espera va a merecer la pena”, aseguran desde el restaurante.

El suelo de la localidad madrileña de Brunete destaca por su acidez, algo ideal para el cultivo de esta legumbre. La superficie dedicada al cultivo de garbanzos en la Comunidad de Madrid ha pasado de 1.894 hectáreas en 2003 a 500 en 2014. Aunque sea evidente la reducción de la superficie de cultivo, ahora se ha podido recuperar el garbanzo de Brunete, una variedad muy apreciada para preparar cocido “gracias a su textura mantecosa”, reconocen los expertos en restauración de Madrid. Otra de las señas de identidad de esta legumbre es que, durante el proceso de cocción, llega a duplicar su tamaño sin perder su piel. Otra de las características que lo convierten en un producto de excelente calidad.

Nueva gasolinera en Fuenlabrada