Aumentan los casos de Hepatitis A en la Comunidad de Madrid

80
Imagen de un Centro de Salud de la Comunidad de Madrid
Publicidad

El repunte de la hepatitis A en todo el país se está dejando sentir con fuerza en la Comunidad de Madrid, donde los casos registrados han pasado de 73 durante 2015 a 223 en 2016 y a 372 solo en lo que va de 2017.

La Hepatitis A no es una enfermedad grave pero la Consejería de Sanidad ha transmitido su preocupación a los centros de salud para que estén alerta y va a hacer una campaña de difusión de medidas de prevención a través de distintos colectivos LGTBI, pues la vía principal por la que se está transmitiendo el virus son las relaciones sexuales de riesgo, sobre todo, entre hombres.

El virus de la hepatitis A (una de las menos graves de los cinco tipos de hepatitis que existen) está presente sobre todo en heces y en sangre. Su presencia fue reduciéndose poco a poco hasta casi desaparecer, tanto en Europa como en el resto de países desarrollados, a medida que mejoraron las condiciones higiénicas, del cuidado de los alimentos y la calidad del suministro de agua. Hace unos 15 años, en España su incidencia era casi nula: la mayoría de casos eran importados por viajeros, explica el director general de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, Juan Martínez Hernández. “Sin embargo, desde entonces, su presencia se ha vuelto a hacer más frecuente siendo los contactos sexuales la principal vía de transmisión”, añade. “Hay, no obstante, otras formas importantes de contagio, sobre todo entre personas que conviven al compartir baño o toallas”, agrega.

A mediados de 2016, se produjo un fuerte aumento de casos de hepatitis A en toda España, según informó el mes pasado a las autonomías el Ministerio de Sanidad. En la Comunidad de Madrid, el repunte empezó a ser más marcado en diciembre. Así, a pesar de que en la última década ha habido varios picos —como en 2008 cuando se elevaron los casos a 361—, las cifras de este año prometen pulverizar todos los récords: solo en los primeros cuatro meses del año se han diagnosticado 372 afectados. En general, la prevalencia de contagios entre hombres es abrumadora (son nueve de cada 10) y, entre aquellos en los que los especialistas han conseguido determinar un factor de riesgo (no siempre se puede), el 62% se trató de hombres que habían mantenido sexo con hombres.

Por eso, la Consejería de Sanidad madrileña ha decidido, aparte de avisar del aumento a todos los centros de salud, poner en marcha una campaña de difusión, a través de distintos colectivos LGTBI, centrado en las medidas de prevención. Estas recomendaciones recuerdan la importancia de un diagnóstico precoz, pues las medidas de profilaxis después de una exposición únicamente son efectivas hasta 14 días después de haber empezado los síntomas (fiebre, náuseas, inapetencia). Además, insisten en la importancia de las medidas higiénicas, el uso de preservativo en las relaciones sexuales y la vacunación.

La vacunación es, sin duda, el método más eficaz para evitar los contagios. Pero en estos momentos hay una carencia mundial de la que sirve para inmunizar contra la hepatitis A. “El problema es que dos o tres multinacionales copan la producción en todo el mundo, así que, cuando alguna de ellas tiene algún contratiempo de producción o de distribución, todo el mundo se ve afectado. Como ahora”, explica el director general de Salud Pública que, insiste, en todo caso, que está previsto que haya disponibilidad de la vacuna en verano y que, mientras tanto, hay reservas para atender las situaciones más urgentes, es decir, a los contactos cercanos de los casos y al manejo de los brotes.

Fuente: El País

Publicidadbanner-Montakit-750