“Apotegmas de Juan de Portoplano”

Publicidad

Juan de Portoplano emergió de su habitabilidad a la ciudad, para intentar comprender-entender algo del misterio-enigma del mundo. Y algo de todo ello expresarlo con palabras, al final, solo somos carne pegada a las palabras, o palabras-conceptos-ideas pegadas a la carne. Arribó a uno de sus cafés de costumbre del pueblo, no diríamos que hacía tertulias, sino diálogos y monólogos con quienes se les acercaban y con él mismo:

– Habitarse de forma correcta y adecuada a uno mismo, como diría el gran Benito de Nursia, porque muchos saben vestirse de forma muy elegante, pero habitarse de forma muy desastrosa.

– Un habitante es un silencio o una sinfonía.

– De tanto oír, las propias ideas creemos que las nuestras son las únicas y más acertadas y más verdaderas.

– No se valoran los artilugios pequeños, sea un clavo o un botijo, pero estos tuvieron que evolucionar durante siglos o milenios.

– Millones de pinturas se hacen cada año, millones de cuadros se despintan-destruyen cada año.

– Se le acercó un convecino, y le preguntó, “¿Juan, por qué unas personas tienen éxito en la vida y otras trabajando hasta la extenuación, cada uno en su oficio o profesión apenas lo tienen?”

El de Portoplano se quedó mirándolo fijamente, y le contestó: “La vida es una sinfonía, un misterio y un enigma y supera mi inteligencia y mis conocimientos”.

El convecino se quedó perplejo y no supo que responder, porque no le había dando ninguna respuesta.

“No te obceques, ni te ofendas, porque no te doy una solución, te la he dado, es mejor decirte que nadie sabe la solución, que no darte una respuesta que sería falsa y errónea, como muchos desde hace milenios hacen en todas las culturas, y así, así en vez de intentar descifrar un problema, lo enrollan…”.

“Pero así no hallamos la solución”, le respondió el vecino.

“¿Pero qué es mejor, que te diga el médico cuándo estás muy enfermo, una solución que es mentira, o que te diga, tiene usted tal o cual cosa, pero las posibilidades son muy limitadas. Al menos en este segundo caso, volverás a tu casa y te prepararás a morir”.

“Comprendo, llevas razón”. El vecino de Juan de Portoplano se marchó pensativo.

– Nadie en su sano juicio divide una casa en diez subcasas, ni un Estado que lleva siglos, en cinco Estados.

– Como no hay diferencias apreciables entre unas regiones y otras, harán de la lengua la diferencia, y así en vez de montañas o cultura o religión u otra cosa para dividir, encontrarán la bandera del idioma.

– Juan de Portoplano pensaba y reflexionaba, de joven quiso ocupar un lugar en la cultura de su sociedad, pasaron las décadas y lo intentó seria y profundamente, pasaron los lustros cosechando nada más que fracasos. Ahora estaba sentado en la terraza de un bar, de un lugar pequeño, pensando y meditando sobre sus propios pensamientos, sin saber, ni encontrar la razón a su fracaso. Cosa que era lo que le sucedía a casi todo el mundo.

– Tenemos ideas y conceptos equivocados, sobre hechos y datos erróneos, y con hábitos y actos no verdaderos, y después nos extraña que fracasemos en tal o cual cosa o actividad. O mejor tenemos ideas y hechos y actos y datos erróneos mezclados con verdaderos…

– Unos viven bien, sus primeras décadas de existencia, otros las últimas décadas, otros siempre, otros nunca.

– Todo conforman sistemas, y cada sistema con multitud de puntos y conceptos y hechos y variables, y con una enorme cantidad de funciones-interrelaciones.

– Las personas, tú y los demás, aclaran cosas y desaclaran cosas y actos…

– No nos engañemos, no sabemos vivir y existir en la vida, estamos perdido en ella. Esta es la realidad y esto es lo real. Y cada uno llena su vaso o su botijo de la forma que puede o medio sabe.

– Unos, no quieren que cambien nada o casi nada, otros quieren que cambie todo o casi todo, otros, que solo cambie algunos aspectos de la realidad y otros no.

– El grave problema de hoy, es que hemos creído que todo lo que surge de nuestra intención-voluntad-deseo-pasión es bueno y es correcto, y unas cosas-pensamientos-ideas-hechos-actos son buenas y otras menos buenas y otras no buenas. Hemos perdido el saber que hay diferencia entre el bien y el no bien, en todos las cuestiones, pero también en toda acción o es buena o es no buena o es indiferente a nivel moral.

– Aceptamos que a otros les suceda tal o cual cosa, pero no seríamos nosotros de soportar ni el diez por ciento de ese mismo acto o acción.

– Sin Dios, un Dios racional, altamente moral, sin Dios el ser humano está perdido es una vorágine de ideas-pensamientos-conceptos-deseos-pasiones-hechos-actos-percepciones-intereses-metas…

– Quién tiene tanta aversión a una idea o a una ideología o a una persona o a un colectivo quizás debería reflexionar el por qué, no el por qué que cree, sino el por qué profundo, quizás se encontraría muchas sorpresas…

– Sin libertad de conciencia y de pensamiento no puede avanzar una civilización. Respeta al otro que tenga su libertad de pensamiento-conciencia, y que piense sobre tal o cual asunto diferente a ti, y que pueda actuar diferente a ti dentro del marco de la ley y de la legalidad.

– Las ideologías progresistas y utópicas, que tienen muchos elementos positivos, mientras que nieguen-renieguen de las cuestiones metafísicas, no tomarán el poder de forma absoluta y total, sino que lo tomarán y lo perderán, cómo hasta ahora ha ido sucediendo…

– Los chistes, nos reímos muchos de ellos, mientras se refieren a los otros y a los defectos de los demás, no cuándo nos tocan a nosotros o a nuestros cercanos.

– Una civilización está entrando en la decadencia, cuándo no distingue, entre el bien y el mal moral, pero sobretodo cuándo no distingue entre la heroicidad de los actos y virtudes y la bondad. Porque no es lo mismo diez que mil, ni lo mismo diez que menos cien.

– Dentro de cien años, existirán nuevos conceptos e ideas, nuevos hechos o datos, nuevas personas y personajes, nuevas ideologías o nuevas matizaciones de las antiguas y las nuevas, y por tanto, habrá un nuevo mundo mental y social y cultural y antropológico.

– Creemos que sabemos algo, y miras hacia atrás y te das cuenta que no has sabido vivir bien tu propia vida. ¿Es una incongruencia que escribas y que quieras enseñar algo a los demás, cuándo no has sabido entender-comprender tu existencia y vivirla de forma correcta?

– Dicen, y parece ser que será cierto y sucederá, aunque no sabemos cuándo, ni cuánto, ni de que forma, que dentro de unas generaciones existirán los homos biológicos y racionales combinados con las biotecnologías informáticas, los ciborgs, que además también habrá nuevas especies biológicas, de todos los tipos y clases, y también nuevas especies humanas que nacerán en los laboratorios, y también se dice, que existirá inteligencia artificial, sea de elementos individuales o formando redes ingentes de individuos, que superarán a la inteligencia natural de la especie humana, tanto individual o colectiva… Dicen que esto está emergiendo y naciendo ahora mismo, pero que no somos conscientes de ello…

2. Juan de Portoplano, se levantó dijo adiós a los tertulianos que respiraban el aire de aquel pequeño lugar, y se alejó por los vericuetos de su conciencia, haciéndose su figura cada vez más pequeña hasta que fue tapada por un muro.

Publicidadbanner-Montakit-750