La antigua estación de Metro de Pacífico se podrá visitar todos los sábados

A partir del próximo sábado 14 de octubre y será necesario hacer reserva previa para poder acceder a este espacio museístico y las visitas serán guiadas y gratuitas.

1728
Vestíbulo rehabilitado de la antigua estación de Metro de Pacífico en Madrid
Publicidad

Esta iniciativa forma parte de un nuevo proyecto de recuperación del patrimonio histórico de Metro de Madrid.

La Comunidad de Madrid abrirá al público las puertas del antiguo vestíbulo de la estación de Metro de Pacífico todos los sábados del año, a partir de mañana, sábado 14 de octubre. Las visitas guiadas a este vestíbulo, reconvertido en espacio museístico tras su rehabilitación, son gratuitas y se realizarán bajo petición previa, escribiendo un correo electrónico a andencero@tritoma.es. El horario de acceso será de 10:00 a 14:00 y 16:00 a 20:00 horas.

La estación de Pacífico comenzó a prestar servicio a los usuarios en el año 1923, cuando se inauguró el tramo Atocha-Puente de Vallecas de la línea 1. El vestíbulo original cerró en 1966 debido a la prolongación de los andenes de esta línea, que pasaron de 60 a 90 metros. Este hecho supuso la construcción de nuevos vestíbulos y accesos, quedando este obsoleto para su uso.

Este antiguo vestíbulo ha sido rehabilitado respetando la decoración original de la estación, diseñada por el arquitecto Antonio Palacios en 1923. El proyecto forma parte de una iniciativa del suburbano encaminada a la recuperación y recreación gráfica digital del patrimonio histórico de Metro.

La antigua estación de Metro de Pacífico ha sido rehabilitada respetando su decoración original

Diferentes museos en el Metro de Madrid

El vestíbulo se suma así al resto de espacios históricos de Metro de Madrid que pueden ser visitados por los ciudadanos de manera gratuita. Entre ellos se encuentra la Nave de Motores de Pacífico, que se construyó entre 1922 y 1923, fue inaugurada en 1924 y estuvo en funcionamiento hasta el año 1972. El edificio destaca por la claridad de su concepción, la atención al detalle y la buena ejecución. Las obras de conservación devolvieron su aspecto original a la nave, tanto exterior como interiormente, con lo que la central se recuperó para el público tal y como fue concebida.

La antigua estación de Chamberí, por su parte, pertenece a la primera línea de Metro inaugurada en Madrid en 1919. Se clausuró el 21 de mayo de 1966, tras la decisión de aumentar la longitud de los trenes y ante la imposibilidad de alargar la estación. El diseño, también de Antonio Palacios, optó por una solución funcional muy simple en cuanto a recorridos y organización y por unos acabados sencillos. Chamberí cuenta con una serie de carteles publicitarios que se conservan prácticamente tal y como fueron creados en la década de los años 20 y son uno de los grandes atractivos de la estación.

En cuanto a la estación de Ópera, durante la realización de las obras de instalación de los ascensores de acceso a la misma, se decidió crear un museo con los restos de la Fuente de los Caños del Peral, el Acueducto de Amaniel y el Alcantarillado del Arenal. El descubrimiento de estos vestigios se produjo en 1925, durante las obras de construcción del tramo Sol-Quevedo de la línea 2 y del Ramal Ópera-Norte. Tras su rehabilitación, la estación de Ópera guarda el mayor museo arqueológico bajo tierra de Madrid, un espacio de 200 metros cuadrados donde se pueden observar restos arqueológicos de los siglos XVI y XVII.

Publicidadbanner-Montakit-750