Almagro ofrece su cargo en la OEA a cambio de la libertad en Venezuela

El Secretario General de la OEA responde a las críticas del gobierno de Maduro, que exigió su salida del organismo suramericano para el retorno de Venezuela.

796
Luis Almagro, secretario gral. de la OEA

“Ofrezco mi cargo a cambio de la libertad de Venezuela, porque nunca vamos a renunciar hasta tener la libertad”. Esta ha sido la respuesta de Luis Almagro, Secretario Gral. de la OEA a la exigencia de Maduro, quien prometió que Venezuela volvería a integrar la OEA si el ex canciller uruguayo abandonaba su cargo.

Almagro sigue defendiendo con contundencia la vuelta a la democracia y la libertad del pueblo venezolano, manteniendo desde su cargo una posición clara contra el gobierno chavista de Maduro.

En la última reunión celebrada en Cancun esta semana, resumió sus pretensiones de una forma clara y que las cambiaría por su cargo:

  • Retirar la Asamblea Nacional Constituyente (es inconstitucional)
  • Elecciones nacionales, libres y transparantes, con observadores internacionales
  • El Tribunal Supremo y el Consejo Nacional Electoral, deben ser entes independientes
  • Liberar a todos los presos políticos (cerca de 400 en 84 días de protestas)
  • Reconocimiento de sus plenos poderes al Parlamento
  • Abrir un canal humanitario de medicamentos y alimentos
  • Detención y enjuiciamiento de los asesinos de los manifestantes y sus mandos

“Sé que mi voz es una pesadilla contra la impunidad de quienes asesinan gente en las calles o torturan en los calabozos”, aseveró Almagro, valorando el alineamiento de nuevos países en contra de los abusos del chavismo, aunque tampoco ha ocultado sus discrepancias.

Los miembros de la OEA no alcanzaron ningún acuerdo durante la asamblea general celebrada en Cancún esta semana, pero 20 países de 33 coincidieron en la repulsa contra la represión en Venezuela, incluso reclamando a Caracas que diera marcha atrás en el “fraudulento” proceso de la Constituyente.

El chavismo sigue conservando el apoyo en la OEA de Bolivia y Ecuador en Sudamérica y de El Salvador y Nicaragua en Centroamérica, además de países caribeños, que durante una década y media han recibido petróleo a precio preferencial. “En la comunidad internacional hay quienes prefieren la paz de la intimidación y el amedrentamiento”, criticó Pepe Mujica, exministro de Exteriores de Uruguay.

Los continuos insultos y presiones dirigidos desde Caracas no han logrado acallar las críticas de Almagro, que incluso fue más allá al insistir en que “el silencio permitió el ascenso de Hitler y el genocidio en Ruanda”.

Publicidadbanner-Montakit-750