Adif toma cartas en el asunto de las vibraciones en las viviendas de Getafe

960
Estación de Cercanias RENFE Getafe Centro.

El presidente de Adif, Juan Bravo, se ha comprometido en el caso de las vibraciones de las viviendas de Getafe por el paso de los trenes a que analizarán la infraestructura para saber las necesidades de mantenimiento, tras la reunión que ha mantenido este martes con la alcaldesa Sara Hernández.

Además se comprobarán los usos y horarios de la vía, tanto por parte de los trenes de Cercanías como por los trenes de mercancías, para que, en una nueva reunión con el Ayuntamiento, se puedan valorar otras opciones como la reducción de la velocidad.

La idea del Ayuntamiento, que se acordó en diciembre pasado con los afectados por las vibraciones que causan los trenes en sus viviendas, es que se mejore el mantenimiento de los trenes y de las vías, así como la reducción de la velocidad de los trenes a 50 kilómetros por hora a su paso por el tramo soterrado.

La alcaldesa manifestó entonces que el Gobierno municipal, junto con los vecinos, “codo con codo”, no iban “a parar” hasta conseguir la reducción de la velocidad a 50 kilómetros por hora, porque no pueden permitir que “una infraestructura que nació para mejorar la calidad de vida de los vecinos, se esté convirtiendo en una verdadera pesadilla”.

Según la alcaldesa, “esta pesadilla se traduce en grietas en las viviendas, incluso en desprendimientos del techo de algunas casas y en ruidos, que para las personas mayores y niños son incompatibles para el bienestar necesario”.

Adif llevó a cabo en julio de 2016 un análisis de las vibraciones asociadas a la circulación de los trenes en viviendas de diez calles del tramo soterrado de la línea C-4 de Cercanías a su paso por Getafe.

El caso de las vibraciones se remonta al año 2000 cuando finalizaron las obras de soterramiento de 4 kilómetros de línea férrea que atravesaban en superficie el centro de la ciudad.

Compartir

Dejar comentario

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí