7 Consejos clave para mejorar tu hogar en 2018

La casa en la que uno vive tiene que ser mucho más que un lugar donde pasar las horas libres y dormir. Al final, la idea pasa siempre por transformar ese lugar en lo que llamamos hogar y para eso hace falta darle un toque personal con el que cada cual se pueda sentir identificado.

De igual manera, a medida que pasa el tiempo, las tendencias van cambiando y es importante el ir sumando para que ese sitio esté siempre impecable. Como las inversiones no siempre se pueden hacer desde el primer momento, he aquí algunas de las que son tendencia para 2018. Se pueden llevar a cabo todas o, cuanto menos, tenerlas como referencia para otros tantos cambios…

1.Puertas de garaje automáticas. Si se cuenta con la opción de tener un garaje o ya se tiene uno de ellos pero la puerta es manual o el mecanismo ha quedado un tanto desfasado, hay que plantearse seriamente el llevar a cabo el cambio. El coste no es elevado y, desde luego, hay que contemplarle a éste como una inversión. Al final, se trata de un elemento que se usa a diario (o casi) y acabará por resultar mucho más cómodo si se cuenta con esta opción. Además, si se elige la que resulte más adecuada se puede ahorrar mucho espacio. Tan sólo habrá que ponerse en manos de profesionales (los cuales se encuentran en este enlace) y preguntarles a ellos qué opción sería la mejor en el caso particular: puerta rígida, abatible, corredera, enrollable, basculante…

2. Aprovechar mejor el espacio. Es cierto que más de uno ha soñado alguna vez con acabar viviendo en una lujosa mansión, pero esto no siempre se hace realidad. Pese a todo la clave muchas veces no está en contar con más metros cuadrados sino, más bien, en saber aprovecharlos al máximo. Por ejemplo, en el área de la cocina vienen muy bien mesas desplegables que hagan la función de encimera cuando, de verdad, se van a necesitar (ya que no se está las 24 horas cocinando) También hay en el mercado unos cuantos objetos con más de una función que suelen ser de lo más recomendables. Es el caso de los pouf que sirven como un asiento extra pero que pueden esconder en su interior espacio para lo que mejor pueda venir (como pueden ser las bufandas, los bolsos o algunos pares de zapatos).

3. Un toque verde. Parece mentira pero, a veces, en los pequeños gestos es donde está la clave de todo. Una casa que cuente con alguna que otra planta parece mucho más acogedora y siempre aporta ese toque de color. Lo que se puede hacer, para ir un paso más allá, es optar por poner alguna que otra maceta en la cocina de aquellos elementos que se sabe se van a emplear como ingredientes. Así, además de contar con algo de naturaleza se podrá sacar provecho de ésta en la cocina.

4. Estanterías abiertas. Esto se lleva mucho este año y bien se puede aplicar en el salón, como en la cocina o en cualquiera de los dormitorios. Todo lo que aparezca cerrado no es buena idea (sobretodo cuando no hay mucho espacio) Eso sí, la clave está en mantener este lugar siempre ordenado o con un caos que guarde algún tipo de lógica para que se vea bonito.

5. Apuesta por el color. Las paredes son un elemento muy importante y hay quienes todavía no las tienen suficientemente en cuenta. Aunque se esté acostumbrado a los clásicos (como ocurre con toda la gama de blancos) no está mal el innovar y arriesgar un poco en este sentido. A veces bastará con poner ese toque de color en una sola de las paredes para que el cambio sea radical.

6. Fotografías. Es el momento de desempolvar los viejos álbumes y de que las fotos actuales no se queden sólo en el formato digital. Es toda una tendencia el poner por las paredes las fotos más emblemáticas que uno considere y jugar con sus correspondientes marcos para hacer formas. También se puede optar por el collage. En cualquier caso, esto le aporta un toque cálido inigualable.

7. Las puertas. Incluso cuando se entra de un piso de obra nueva las puertas no suelen ser el punto fuerte. Pueden ser más o menos modernas pero se habrá tratado de economizar todo lo posible y en esto se notará. Es el momento de optar por algo diferente. La puerta principal, de por sí, dice mucho de quienes viven en su interior y es la primera impresión que se da. Las del interior también pueden ser diferentes y ajustarse a las preferencias de cada uno. Por ejemplo, en un cuarto para los niños se puede optar por una puerta que se convierte en mesa de ping-pong. Sin duda alguna, llamará la atención.

Compartir

Dejar comentario

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí