5 formas de ayudar al planeta y ahorrar dinero al mismo tiempo

El día de la tierra fue este 23 de abril, y ¿por qué no honrar a aquella que nos da los alimentos cuidándola un poco? Si seguimos así, más pronto que tarde este planeta será completamente inhabitable. Además, si logramos también ahorrar algo de dinero, será un proceso donde todos ganamos.

Sin embargo, algunas veces no es tan fácil. Vas a tener que crear un plan de ahorros, porque ese es uno de los trucos más fáciles para tener éxito en la vida. Mira estas ideas para que las incluyas en tu plan de ahorros:

1. Elige botellas de agua reutilizables

Según el Container Recycling Institute, más de 60 millones de botellas plásticas de agua se tiran no todos los años, sino todos los días. Aunque algunas finalmente se reciclan, otras terminan en vertederos o como basura en vías fluviales y espacios públicos. No importa cómo lo mires, este es un gran desperdicio ya que un gran porcentaje del agua embotellada que se vende es solo agua del grifo.

Si deseas hacer tu parte para reducir la cantidad de botellas de agua que usamos y desechamos, todo lo que necesitas hacer es comprar una botella de agua reutilizable y llevarla contigo en lugar de comprar una nueva cada vez.

No solo reducirás el desperdicio de plástico, sino que también ahorrarás una tonelada de efectivo en el proceso. Una botella de agua de 20 onzas puede costar hasta $1.50 en una tienda de comestibles o gasolinera, pero el agua del grifo de una fuente para beber es gratis, y a menudo se mantiene a un nivel más alto que el agua embotellada. Llena tu botella una y otra vez y guarda la diferencia.

2. Adopta los lunes sin carne

Entonces amas el tocino, lo entiendo. ¿Pero sabías que el consumo de carne tiene un impacto peor en el medio ambiente que casi cualquier otra actividad humana? Según estudios recientes, dejando a un lado la crueldad, la agricultura industrial nacida en Estados Unidos se desaprovecha mucho por el uso excesivo de antibióticos y la contaminación que causa el aire y el agua en las cercanías, los cuales son perjudiciales para el medioambiente.

Cuando dejas de comprar carne (o simplemente compras menos), votas en contra de una práctica considerada no apta para el medio ambiente. Una ventaja adicional: los alimentos básicos como el arroz y los frijoles son mucho menos costosos que la carne, lo que significa ahorros en la tienda de comestibles.

3. Conduce menos, camina más

Los beneficios financieros de conducir menos y caminar más deberían ser obvios. Dejar el coche en casa significa no solo gastar menos en gasolina, sino menos desgaste en tu vehículo, más tiempo entre cambios de aceite y posiblemente menos mantenimiento.

¿No quieres caminar? También puedes compartir el viaje, una práctica que puede significar soportar una pequeña cantidad de molestias, pero en última instancia conduce a un menor número de automóviles en la carretera. Y si vives en un lugar con excelentes opciones de transportación pública, puedes ahorrar una tonelada de dinero (en pagos de automóviles, seguros, gasolina, estacionamiento y mantenimiento) abandonando completamente el coche.

4. Ve al trabajo en bicicleta

Por supuesto, una cosa es caminar a la tienda de comestibles los fines de semana, pero algo completamente diferente es caminar al trabajo todos los días. Y es por eso que un número creciente de pasajeros ha elegido ir en bicicleta al trabajo en lugar de caminar o conducir; toma menos tiempo que caminar, pero es inconmensurablemente más barato que conducir un automóvil y pagar el estacionamiento.

El número de viajes en bicicleta se duplicó con creces, de 1.700 millones en 2001 a 4.000 millones en 2009, según unas encuestas, y los números siguen aumentando. Una ventaja adicional: andar en bicicleta para trabajar todos los días podría hacer innecesaria la costosa membresía en un gimnasio.

5. Reduce el uso de agua

Todos hemos escuchado el consejo de “cerrar el grifo”, pero no la razón de por qué debemos hacerlo. La verdad impactante sobre el consumo de agua en el hogar es la siguiente: por ejemplo, los estadounidenses tienen el mayor consumo de agua per cápita en el mundo a 2.842 metros cúbicos por año, según un informe de Scientific American.

El agua que usamos no solo cuesta dinero, sino que también se desperdicia cuando no conservamos la mayor cantidad de recursos posible, exigiendo un precio mucho mayor, como los más de $2 mil millones que la sequía de cuatro años de California le ha costado al estado.

Cerrar el grifo mientras nos cepillamos los dientes o lavamos los platos, darnos baños más breves y recoger agua de lluvia para la jardinería y el riego son solo algunas de las maneras en que podemos ahorrar agua potable y ahorrar dinero en el proceso.

¿Necesitas algo de dinero extra? No te quedes solo con los ahorros, puedes ganar algo más llenando encuestas pagadas, ya que, según Gananci, son una forma fácil y rápida de ganar algunos dólares al mes.

1 Comentario

  1. Interesante artículo, hay ideas mejores y peores pero “recoger agua de lluvia para la jardinería” eso es dificil y caro si y bajo nuestra experiencia no merece la pena.
    Aún así gran artículo

Dejar comentario

Escriba su comentario
Escriba su nombre aquí